Publicidad

Bose SIE2i, análisis

Javier Penalva nos informaba hace casi un mes de los Bose SIE2 y SIE2i, unos auriculares de alta fidelidad pensados para hacer deporte utilizando nuestro dispositivo móvil, uno de Apple en el caso concreto de los SIE2i. Hemos podido contar con precisamente este modelo para ponerlo a prueba, así que nos hemos calzado las deportivas y hemos hecho algo de ejercicio con él.

Un brazalete compatible, aunque no al cien por cien

El brazalete está pensado para alojar tanto iPods como iPhones, y aunque en las instrucciones no detallan los modelos compatibles he podido colocar mi iPhone 5 sin grandes problemas. Por las dimensiones del compartimento y el agarre que el tejido antideslizante proporciona, el brazalete del Bose SIE2i es capaz de usarse con cualquier modelo de iPod classic, iPod touch o iPhone.

La lástima es que dependiendo del modelo, el agujero que el brazalete deja para los auriculares no coincide con la toma de auriculares del dispositivo. Es el caso del iPhone 5, que queda con la pantalla mirando hacia dentro y por lo tanto inutilizable si lo colocamos de forma que el agujero de los auriculares coincida con la toma del teléfono. Se soluciona rápido: colocamos el iPhone al revés para que los auriculares salgan por la ranura donde colocamos el terminal y listo. Es un apaño, pero no perdemos agarre y seguridad del teléfono.

También pueden entrar todos los modelos de iPod nano (aunque algunos de ellos lleven una pinza en su parte trasera), pero en ese caso siempre sobrará algo de espacio dentro del brazalete. En cualquier caso, se agradece que haya también un compartimento adicional para guardar las llaves de casa mientras estemos haciendo ejercicio.

En la parte trasera del brazalete, el cierre de velcro sirve al mismo tiempo para guardar los auriculares cuando no estemos usando el brazalete. El cierre, por cierto, nos puede parecer algo raro al principio pero se regula adecuadamente a nuestro antebrazo. Por supuesto, los materiales aguantan tanto el sudor como la lluvia y el viento que nos podamos encontrar si salimos a hacer ejercicio al exterior.

En cuanto al uso del dispositivo una vez está dentro del brazalete, es algo más tosco y lento debido al tacto del plástico. Pero la pantalla del iPhone responde suficientemente bien a través del plástico protector, y teniendo en cuenta que la idea es tocarla cuanto menos posible y centrarnos en hacer ejercicio no veo este punto como un gran defecto. Las llamadas, mensajes e incluso nuestra interacción con el asistente Siri puede llevarse a cabo mediante los controles de los auriculares.

Unos auriculares con la calidad a la que nos tiene acostumbrados Bose

La calidad de sonido de los auriculares del Bose SE2i es buena. No iba a ser menos con una de las marcas más reconocidas en cuanto a auriculares, y por lo que he podido comprobar el hecho de que sean unos auriculares pensados para hacer deporte no implica que se haya sacrificado calidad. Su respuesta de graves es la adecuada, aunque comparándolos con los Earpods de Apple se echa en falta algo más de claridad en los agudos. Aún así, el sonido es desde luego superior a la media de auriculares deportivos. Sobretodo en la calidad de esos graves.

Su agarre al movernos tampoco decepciona. Cada par de orejas es un mundo y en mi caso personal siempre tengo problemas con el agarre de los auriculares de botón, cosa que he seguido notando con los Bose SE2i; pero estando quieto y moviéndome no he tenido que volver a colocarme los auriculares ni una sola vez. Su agarre, que queda siempre dentro de la oreja, no duele ni se roza al hacer ejercicio.

Los botones de control de audio y de manos libres son perfectos, y son compatibles con los siguientes modelos de reproductores de Apple:

  • iPhone 3GS, 4, 4S o 5
  • iPod Classic de 120 o 160 GB
  • iPod nano de cuarta generación y posteriores

También son compatibles con todos los modelos de iPad e incluso con los modelos más recientes de los MacBook Pro, aunque en este caso estaríamos hablando de usar los auriculares de los Bose SE2i de forma más general y no para hacer deporte. Les podríamos sacar el inconveniente de que no anulan el ruido externo, pero no sé hasta qué punto es eso un inconveniente si usamos esos auriculares mientras hacemos deporte en una zona urbana.

La prueba de fuego: el comportamiento del Bose SIE2i en plena sesión de running

¿Qué es lo que buscamos en unos auriculares y un brazalete para hacer deporte? Lo primero, que proteja nuestro dispositivo. Segundo, que la calidad de audio sea buena. Y Tercero, que no moleste. Los Bose SIE2i aprueban con un notable en los dos primeros puntos, y en el tercero tampoco sacan mala nota.

Un poco de footing con mi iPhone 5 equipado con los Bose SIE2i me ha demostrado que el smartphone, a pesar de sobresalir un poco del brazalete por su longitud, se agarra de forma segura al brazalete. La pinza que encontramos a mitad del cable de los auriculares evita, siempre que lo usemos, que tengamos los típicos tirones que hacen que los auriculares se nos caigan cuando estemos corriendo. Esto, combinado con el buen agarre de los auriculares, hace que el Bose SIE2i no me haya representado una incomodidad al correr.

En definitiva, los Bose SIE2i no son una mala elección para los que suelen hacer ejercicio y quieren llevarse su reproductor o teléfono (especialmente si es un iPod o un iPhone por la compatibilidad de los botones de control). Quizás son algo caros (unos 150 euros), algo que es común en toda la gama de productos de Bose, pero a cambio ganamos en calidad de sonido y comodidad.

El brazalete ha sido cedido para la prueba por Bose. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Publicidad
Comentar

7 commentarios