Publicidad

Leetgion Hellion, análisis

El Leetgion Hellion pasa por nuestra mesa de pruebas, otro ratón para jugar. una categoría de producto que ha crecido enormemente en los últimos años y que nos permite disponer de una amplia variedad entre la que elegir.

En el caso del Hellion he de reconocer que no ha sido de mis favoritos, pero sí tiene una serie de características que lo hacen único. En la imagen se distingue claramente a lo que me refiero, aunque también guarda un pequeño secreto en la parte inferior que descubriremos más adelante.

Un enorme y único botón “de ataque”

Es sin duda alguna lo más destacable. Leetgion Hellion dispone de un enorme botón lateral, algo que jamás había visto. Quizá lo más cercano sean los diecisiete botones del Razer Naga, aunque en el caso del Hellion se trata de un único botón con unas dimensiones notablemente mayores.

Este botón no tiene ninguna característica especial, es simplemente un botón programable más. Es grande y a los usuario diestros nos coincide con la posición natural del dedo pulgar de nuestra mano derecha. Ésta es su virtud pero también su defecto, ya que en una postura de reposo lo estaremos pulsando continuamente. Apenas ofrece resistencia, con lo que en los primeros días de uso estaremos ejecutando su función asociada una vez tras otra.

Pasados unos días y si nos hemos adecuado bien al Hellion, nuestro dedo ya habrá aprendido a no pulsarlo. Lo malo de esto es que el dedo pulgar se mantendrá en una posición rígida para evitar tocar el enorme botón rojo más allá de lo necesario, lo cual termina siendo realmente incómodo.

En general no tiene muchos botones. Los dos principales, la ruleta, el enorme y rojo “botón de ataque” y otros dos laterales situados en los extremos. Estos son más pequeños y cómodos de utilizar, con un recorrido menor y una dureza mayor que el botón “de ataque”. Son completamente programables a decisión del usuario, con lo que sus funciones podremos asociarlas mediante el software incluído.

Preparado para StarCraft II

Leetgion publicita el Hellion como un ratón para juegos RTS, Real Time Strategy o de estrategia en tiempo real. Uno de los reyes de esta categoría es StarCraft, cuya última versión sigue cosechando los éxitos que en su día ya tuvo la mítica primera parte. Bajo mi punto de vista, una de las mejores sagas de la historia.

Pues si le damos la vuelta al Leetgion Hellion nos encontraremos con lo que tenéis en esta imagen de aquí arriba: perfiles predefinidos para StarCraft II. En realidad no son más que cinco perfiles diferentes que pueden personalizarse como el usuario quiera, pero que por software están inicialmente orientados a las tres razas de StarCraft. De los otros dos perfiles, el primero es una configuración que no puede alterarse y el último un perfil completamente libre y totalmente personalizable.

Por supuesto el nivel de personalización es muy amplio, permitiendo enlazar múltiples acciones o funciones a cualquiera de los seis botones disponibles. También se puede modificar el color de la iluminación en una amplísima gama, según la información oficial hasta 16.7 millones de colores. Como nota curiosa, los tres perfiles de Starcraft II traen por defecto los colores más comúnmente asociados a cada facción: azul para los Terran, rosa para los Zerg y amarillo en los Protoss.

Experiencia de uso

Hasta ahora habréis comprobado que es un ratón único. Ese enorme “botón ataque” y los perfiles predefinidos (no temáis, si no jugáis a StarCraft II podéis sobreescribir las tres configuraciones predeterminadas sin problema alguno) son características extrañas de ver en un ratón.

Sin embargo, he de reconocer que el Leetgion Hellion no es uno de los mejores ratones que he probado. Da una sensación de ser un dispositivo un tanto endeble, en parte por el uso de plástico muy duro por doquier pero también por la fragilidad del “botón ataque” y el amplio recorrido de sus botones principales. No es del todo ergonómico y a la mano le costará adaptarse a él.

A pesar de que pueda parecer un ratón fabricado en dos partes que pueden moverse, la realidad es que es estático y, eso sí, de unas dimensiones correctas. La mano “lo abrazará” sin mayores complicaciones: no es excesivamente alto ni tampoco muy ancho. Su peso – medido en báscula – es de 111 gramos.

El sensor del Leetgion Hellion es un Avago 9500 y alcanza los 5000 dpi. Según las especificaciones oficiales el “botón de ataque” cuenta con tecnología Cherry MX, y aunque anteriormente he comentado que es una de sus características diferenciadoras respecto de otros productos no ha terminado de satisfacerme por completo.

Leetgion Hellion, conclusiones

Es cierto que Leetgion Hellion es un ratón único y que sabe diferenciarse muy bien de otros dispositivos. Ese enorme botón lateral y los perfiles pensados en StarCraft II son características no vistas en la competencia.

A primera vista puede parecer atractivo, cómodo e incluso útil. Tras probarlo te deja la sensación de que hay alternativas mejores, más cómodas de utilizar y con más funciones asociadas. Por supuesto tenemos que tener en cuenta el precio de este producto, cercano a los 70 euros. En una franja entre los 50 y los 70 euros hay decenas de productos bastante más interesantes que el Hellion.

Es posible que muchos vean interesante el Leetgion Hellion por su enorme botón lateral, y en ese caso pocas más alternativas existen. Es una apuesta por una disposición de botones muy arriesgada y que posiblemente atraiga a alguno de vosotros. Para todos los demás – entre los que me incluyo – creo que otros modelos son más atractivos, tanto en comodidad de uso como en funcionalidades y también precio.

El ratón ha sido cedido para la prueba por parte de VSGamers. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Más información | Leetgion.

Publicidad
Comentar

7 commentarios