Publicidad

Sony Vaio Duo 11, análisis

Si analizar ordenadores ha sido una tarea un poco monótona en los últimos años, con la sola excepción de algún todo en uno o ultrabook interesante por diseño, la llegada de Windows 8 ha animado la mesa de pruebas de Xataka.

El Sony Vaio Duo 11 es uno de los primeros equipos convertibles con Windows 8 en el mercado. En Xataka ya lo hemos tenido en nuestras manos unas semanas y os podemos dejar con su análisis a fondo.

Diseño y acabado

La definición de convertible o híbrido va a tener muchas acepciones en los próximos años. La tecnología táctil y la locura por el tablet se ha instalado muy profundamente, así que las marcas usarán estos primeros envites con Windows 8 para probar diseños y conceptos.

Al Sony Vaio Duo 11 cuesta ponerle una etiqueta. Podríamos decir que es un convertible, pero para mi, tras probarlo, le pega más el nombre de tablet con teclado deslizante. Al final, su funcionalidad es muy parecida al de un tablet con teclado externo, pero en este caso todo va unido de forma inseparable. Y claro, con procesadores Intel Core, no es un tablet cualquiera.

Este diseño tiene para mi dos inconvenientes. Por un lado, cuando queremos usar el Vaio Duo 11 solamente como tablet, el teclado, aunque oculto bajo la pantalla, está ahí. Y añade grosor y peso. El del Vaio Duo 11 es de 1.3 kg, lo que lo deja más o menos en los niveles de los ultraportátiles con esa diagonal más exquisitos. Y como comprenderás y no hace falta probar de primera mano, esa cifra no ayuda a usarlo como tablet de entrada.

En “modo tablet” el peso del teclado y sus dimensiones no ayudan

Por otro lado, el formato de teclado bajo la pantalla hace que, a la hora de almacenarlo o transportarlo, la pantalla quede expuesta. Recomendable pues una funda para llevarlo siempre dentro y especial cuidado con los golpes por mucho Gorilla Glass que incluya la pantalla. Con esa disposición, debemos prestarle atención como si fuera un tablet más que un portátil.

La pantalla, con Gorilla Glass, siempre está expuesta

Por lo demás, el acabado del Sony Vaio Duo 11 es de sobresaliente, como no podíamos esperar menos de Sony. Excelentes materiales y detalles.

Robusto y de gran calidad

Teclado y el sistema de deslizamiento

En el Sony Vaio Duo 11 el teclado es una parte importante. En nuestra prueba a fondo este elemento no ha resultado ser todo lo cómodo que esperábamos. Las teclas separadas son una buena idea, pero su tamaño es muy reducido para escribir con comodidad (teclados externos con menos tamaño tienen teclas más grandes y cómodas de usar), al menos no como lo haríamos con un teclado externo completo ni mucho menos con un portátil con la misma pantalla. Es cierto que uno acaba acostumbrándose, pero en ningún momento he sentido que escribir en este teclado fuera algo natural.

El tamaño del teclado no está bien aprovechado

Lamentablemente, y tal y como os contaré en el próximo análisis de un ultraportátil muy famoso ya, la reducción de las teclas y su recorrido no es un camino que me guste, porque si se le añade ese apartado a una pantalla es para que se pueda aprovechar. No me gusta que me dejen a medias.

Sí que es un acierto que ese teclado sea retroiluminado. Por cierto, justo debajo del mismo, en su borde frontal, hay escondidas teclas para controlar el bloqueo de giro de la pantalla y de volumen, pero tan escondidos están que no son nada útiles.

Estos controles están bajo el teclado, pero no son nada útiles ahí

Aunque con una pantalla táctil tan a mano parece que el touchpad no tiene cabida en este tipo de equipos, yo sigo echándolo de menos en estos teclados. Sé que es algo muy personal, pero colocarlo opino que da más ventajas que inconvenientes.

En el Sony Vaio Duo 11 se ha optado por una solución a medias que no aporta nada para un equipo que pretende ser tan innovador: nub tipo trackpoint que te hace perder más tiempo que alargando el dedo a la pantalla, y un trackpad de tres botones minúsculos que apenas nos dan algo de funcionalidad.

Sobre el sistema de conexión del teclado a la pantalla, es robusto, aunque quedan muchos huecos candidatos a acumular con el tiempo suciedad nada fácil de retirar.

Un solo dedo basta para deslizar el teclado bajo la pantalla

El mecanismo deslizante sí que me ha gustado. Para sacar el teclado hay que tirar ligeramente de un recoveco en el borde superior de la pantalla y ya está. Intuitivamente uno recurre de entrada a mover la pantalla hacia atrás tirando de la parte baja de la misma, pero en este caso no funciona. Para devolver al Sony Vaio Duo 11 su aspecto de tablet, solo hay que deshacer el movimiento.

El ángulo en el que queda la pantalla fija con el teclado me ha parecido cómodo para trabajar, pero al ser posición fija, no todo el mundo puede estar de acuerdo. Sony debería haber optado por ofrecer más libertad a la hora de convertir el tablet en portátil.

La inclinación de la pantalla es fija

También entiendo que manteniendo el teclado fijo a la pantalla, Sony le ha dado a su Vaio Duo 11 un aspecto más serio, bien conseguido y que transmite profesionalidad y trabajo más que ocio y diversión.

Pantalla y conectividad

La pantalla de 11.6 pulgadas de este Sony Vaio Duo 11 es sin duda alguna lo mejor del dispositivo. Un panel IPS con resolución 1080p nos da todo lo que vamos a necesitar en un equipo de estas características.

Los ángulos de visión de este panel IPS son maravillosos, y permiten que en modo tablet la experiencia sea muy satisfactoria. La reproducción del color o el brillo también están en unos niveles altísimos de calidad. En el apartado negativo tenemos que hablar de los reflejos y las huellas, nada que no conozcamos del mundo tablet.

La pantalla del Sony Vaio Duo 11 es espectacular

Pero a nivel general, esa calidad de pantalla hace que usar el Vaio Duo 11 en modo tablet sea una experiencia muy agradable para la vista, aunque siempre que no sea en movilidad, pues con más de un kilogramo de peso, no es factible tenerla elevada mucho tiempo y siempre con las dos manos.

Otro aspecto que está en sobresaliente es la conectividad. Sony no ha dejado nada al azar y sin desmadrarse en peso ni grosor, este Vaio Duo 11 viene relleno de opciones. En sus diferentes lados encontramos salida de auriculares, puerto Ethernet, salida HDMI, ranura para tarjetas de memoria SD y dos puertos USB 3.0. ¡Si hasta incluye un puerto VGA! En este caso, tenemos claro que es una opción puesta ahí para satisfacer a posibles consumidores con perfil de empresa.

Fíjate hasta lo que tiene este Vaio Duo 11

Junto con el Sony Vaio Duo 11 viene un lápiz para pantallas capacitivas que admite diferentes niveles de presión. Es preciso, con buen acabado, cómodo de usar pero no se le ha guardado lugar en el tablet, por lo que es carne de cañón para acabar perdido.

Los dos botones de su cuerpo son para cortar y pegar texto que seleccionemos, pero no sirven como botones derecho e izquierdo del ratón en Windows 8, sistema operativo que hace mejor a este stylus gracias a lo bien que reconoce el texto escrito a mano.

Rendimiento y autonomía

Pese a su apariencia delicada, el Sony Vaio Duo 11 esconde en su interior lo mismo que los últimos ultraportátiles. De mover la versión completa de Windows 8 se encarga un procesador Intel Core i7 acompañado de 8 GB de memoria RAM y un SSD de 128 GB. El resultado es idéntico en velocidad y fluidez al de usar un ultraportátil de última generación. Realmente sorprendente conseguir esta experiencia de usuario en un equipo con tanto espíritu de tablet.

Debajo de esta apariencia tan noble se esconde una bestia

A nivel de batería, es un punto donde debe mejorar este Sony Vaio Duo 11. Al menos cuando lo usamos con una sola batería (hay posibilidad de incluir una segunda en el equipo). En nuestra prueba con navegación intensiva, procesador de texto, tratamiento de imagen y un poco de vídeo, siempre nos hemos quedado rondando las cuatro horas. Cuando nos hemos dedicado a reproducir solamente vídeo de forma continua, ten cuidado de que la película no dura más de 2.45 minutos, que es límite que nos ha dejado el Sony Vaio Duo 11.

Como ya te he adelantado, el Sony Vaio Duo 11 solo está disponible con la versión completa de Windows 8, del que ya conoces muchos detalles.

En nuestra prueba nos ha seguido pareciendo un sistema ideal para este tipo de equipo donde en la mayoría del tiempo vamos a estar funcionando de forma táctil si así queremos. Lástima que Sony se haya empeñado en cargar la interfaz – y espacio en SSD – con aplicaciones propias muchas de las cuales no usaremos nunca ni nos interesan. ¿Por qué no dejar una especie de acceso directo o información sobre ellas y que cada cual se las descargue e instale si le interesan en vez de obligar a quitarlas de entrada?

De todas las que vienen por defecto, solo me gustaría tener de serie Fresh Paint, muy bien realizado y que con el lápiz incluido promete sesiones entretenidas de creación.

Sony Vaio Duo 11, la opinión de Xataka

Acertar con la combinación ganadora en el actual embrollo informático no es nada sencillo. No me gustaría estar en la piel de ningún fabricante. Por eso hay que alabar el atrevimiento de Sony con su Vaio Duo 11, un equipo perfecto en acabado y planteamiento, con una pantalla sobresaliente que se puede disfrutar de muchas maneras.

Pero tras la prueba, cuesta encontrar un perfil claro de usuario para este equipo que parte de los 1.100 euros, básicamente por el teclado, que hace que haya que sacrificar experiencia de usuario en modo tablet pero no consigue resultar óptimo cuando lo usamos para trabajar intensamente.

El equipo ha sido cedido para la prueba por parte de Sony. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas

Publicidad

Comentar

40 commentarios