HTC U11 Life, análisis: estrujando al máximo los bordes y la experiencia Android One

HTC U11 Life, análisis: estrujando al máximo los bordes y la experiencia Android One

Publicidad

Nota de Xataka

El momento de reinvención necesaria, que parece ser algo a lo que están condenados todos los fabricantes de smartphones, llegó a HTC forzosamente tras una caída considerable en el mercado, y el año pasado vimos el nacimiento de la familia U. Y dentro de este clan encontramos uno de los móviles con Android One, el cual os degranamos en el análisis del HTC U11 Life.

Una propuesta algo más modesta que los HTC U11 y U11+ que pretende acercar lo que ha ido caracterizando a esta familia al usuario que prefiere experimentar el sistema de Google en su expresión más sencilla. Con los bordes estrujables y la trasera en brillo, el U11 Life representa la propuesta de gama media HTC de la manera menos "Sense" posible en lo que se refiere al interior.

HTC U11 Life, especificaciones técnicas

HTC U11 Life

Pantalla

IPS LCD de 5,2 pulgadas FullHD
424 píxeles por pulgada

Procesador

Snapdragon 630 de ocho núcleos a 1,8GHz
GPU Adreno 510

RAM

3 GB / 4 GB

Memoria interna

32 GB / 64GB más microSD hasta 2TB

Cámaras

16 megapíxeles f/2.0 con enfoque PDAF y flash LED
16 megapíxeles f/2.0 Ultrapixel
Vídeo 4K a 30fps

Sistema operativo

Android 8.0 Oreo sin Sense

Conectividad

Dual SIM LTE, WiFi, Bluetooth 5.0, GPS, NFC, lector de huellas frontal, IP67

Dimensiones y peso

149,09 x 72,9 x 8,1 milímetros
142 gramos

Batería

2.800 mAh con carga rápida

Precio

399 euros en Amazon (modelo con 4 GB y 32 GB)

Diseño: redefiniendo un estilo no apto para todos los públicos

Parece que los genes de aquellos primigenios U Play y U Ultra eran dominantes, porque se han expresado con fuerza en este pariente suyo con Android One recordando mucho sobre todo al U Play. Esa trasera de plástico con acabado reflectante se repite en el U11 Life, pero la herencia también conlleva una de sus principales desventajas: es un imán para huellas, las cuales se notan tanto que quedan como un tapiz de la propia trasera y tapan los logos de HTC y Android One.

HTC U11 Life "Spoiler alert": así quedó la trasera tras una sesión de fotos y un pañuelo con estrés laboral.

Una lástima porque la elección del plástico sigue teniendo ventajas tan importantes como la resistencia, el poco peso o la comodidad, las cuales se mantienen en este caso. Un policarbonato liso, en tono metalizado, que se une a los bordes curvados (también con acabado charol) hasta acabar en el cristal de la frontal.

Htc U11 Life

En parte por el diseño y la elección de los materiales, es un terminal muy cómodo y ligerísimo. Pese a que no se luce en aprovechamiento del frontal por parte de la pantalla, el trabajo de compactación no está mal al no quedar demasiado ancho para las 5,2 pulgadas de diagonal y no ser grueso, con unos 8 milímetros.

Es un terminal muy cómodo y ligero

No resulta un teléfono innovador en cuanto a estética, no entra a jugar con las curvas frontales o a arriesgar en este sentido quedándose con ese brillo en la trasera como lo más llamativo. Las líneas de diseño parecen haber ido guiadas por las riendas de la genética y la intención de quedar en un plano más bien estándar y para todos los públicos, sin pretensiones ni subirse a los distintos carros de la moda.

HTC U11 Life

Otros detalles que podemos comentar son el hecho de que la cámara trasera sobresalga sólo ligeramente, aunque la ubicación y el tamaño hacen que llame la atención en esa trasera castigada por el rastro de nuestros dedos, y que la conexión USB está a un lado y no al medio como suele verse en el borde inferior. Borde en el cual vemos la hendidura del altavoz y nada de jack de audio.

También añadir que, como hemos visto anteriormente en otros modelos, el botón de encendido/bloqueo tiene unas muescas que resultan de utilidad para diferenciarlo de los de volumen (sin mirar directamente). La posición es acertada con respecto al pulgar, dejando que haya espacio para la parte estrujable de los bordes (hablaremos en detalle sobre esto más adelante). Eso sí, puede que la ubicación sea un problema si usamos algún stand o soporte tipo pinza (éstas tendrán que quedar en la base del terminal, o bien desactivar Edge Sense).

HTC U11 Life

El lector de huellas se encuentra en el frontal ocupando el lugar correspondiente al botón de cerrar, haciendo las veces del mismo también aunque con un resultado no demasiado logrado (no es raro fallar y que tengamos que dar varias veces para cerrar). Por esto mismo podría haberse aprovechado algo más para la pantalla, ya que sobre éstos queda un margen considerable hasta llegar al panel.

HTC U11 Life Los botones quedan en el marco, encendiéndose al activar la pantalla, y siendo el propio lector de huellas el botón de cerrar.

La estética del HTC U11 Life es, por tanto, un canto a la sencillez con ese toque reflectante que trata de alejarlo un poco del "aburrimiento" del frontal. Una verdadera lástima el material o acabado de la trasera, pudiendo optar por algo mate o rugoso al estilo OnePlus o Motorola.

Y hablando de ese frontal poco llamativo, tenemos un 68,6% de aprovechamiento de frontal por parte de la pantalla. No es necesario ver el número para saber que HTC de momento no se suman a la moda de las pantallas sin marcos en su media gama, manteniendo las cifras de los U Ultra y Play (y desmarcándose de los otros U11).

Pantalla: una apuesta excelente bajo el manto de huellas

Tamaño intermedio para la pantalla, albergando un panel de 5,2 pulgadas con resolución FullHD (1.080 x 1.920 píxeles). Buena elección en cuanto a quedarse en una resolución que sin ser la máxima ni mucho menos resulta satisfactoria para gran parte de los usuarios y dejando atrás el HD (720 x 1.280) que sí empobrece la experiencia, como nos pasó con el Sony XZ1 Compact.

HTC U11 Life

Buen nivel de brillo máximo (unos 550 nits) y buen contraste (1529:1), aunque al ajuste de brillo automático le cuesta en ocasiones algunos segundos adaptarse (pasa muy poco cuando pasamos a una escena con menos primero se queda un poco baja y luego acierta el nivel). El nivel de saturación es acertado, sin excesos, y la temperatura de los blancos es más o menos intermedia (sin tener el dato numérico de ésta), quizás un poco fría.

Buen nivel de brillo máximo, contraste, saturación y en cuanto a ángulos de visión.

Bien en cuanto a los ángulos de visión, disfrutando de la ventaja del IPS frente al AMOLED con respecto a los virajes de color, aunque sí pierde algo de brillo si inclinamos unos 45 grados en vertical (que es bastante) o al girar ligeramente a los lados. Y en cuanto a sensibilidad táctil sin problemas, de hecho la pantalla queda "cercana" al dedo y tanto a nivel estético como de sensaciones está muy integrada.

Htc U11 Life Uso 02

Aunque no se trate de la pantalla per se, bajo ella se encuentra el lector de huellas dactilares. Funciona bastante bien en general, siendo relativamente corto en altura no es exigente y reconoce la huella aunque no la lea en su totalidad. Eso sí, el proceso de registro de las huellas sí es algo tedioso y exigente, y aunque al final nos guarda la huella cuesta bastante.

HTC U11 Life

Dado que tenemos los ajustes de Android One, no podíamos esperar que hubiese un apartado para personalizar la pantalla más completo como el de la capa de Sony o EMUI de Huawei. No hay pantalla ambiente, ni opción a activación de pantalla con doble toque ni para ajustar la temperatura de blancos o la intensidad de los colores.

HTC U11 Life Ajustes de pantalla del HTC U11 Life.

Rendimiento: los caballos necesarios para un buen galope

Los que se encargan de tirar del carro en cierto modo son el Snapdragon 630 y los 3 GB de RAM que en el modelo para este análisis tenemos (lo hay de 4 GB). Con esto deja de recordarnos al U Play, ya que para este antecesor optaron por Mediatek, integrando en esta ocasión el que es de momento una de las alternativa para la gama media de Qualcomm junto con el Snapdragon 660.

Sobre el software hablaremos en detalle después, pero cabe decir que a los componentes siempre les ayudará trabajar con capas menos complejas y cargadas y a este Snapdragon 630 lo viste un Android One sin florituras. Esto se traduce en una fluidez general, tanto para desplegar las tareas como al navegar por las apps o por la multitarea.

HTC U11 Life

No hay parones ni lag ni siquiera al cargar apps pesada como los juegos con carga gráfica moderada o las de contenido multimedia, sólo ocasionalmente notaremos algún tirón (en la carga inicial de apps de apertura automática, por ejemplo, según las notificaciones). Y pese a su relativa delgadez no notamos calentamiento cuando hacemos un uso intensivo o lo ponemos a prueba.

E hilando con esto, os dejamos los resultados de los principales benchmarks. No es un procesador muy abundante, por lo que lo comparamos co algunos móviles que integran el Snapdragon 625 y 3 GB de RAM también como el Moto G5 Plus o la recientemente analizada BlackBerry KEYnote.

HTC U11 Life ASUS ZenFone 4 Moto X4 Moto G5 Plus BlackBerry KEYone
Procesador Snapdragon 630 Snapdragon 630 Snapdragon 630 Snapdragon 625 Snapdragon 625
RAM 3 GB 4 GB 3 GB 3 GB 3 GB
Antutu 73.378 67.376 70.253 64.388 62.119
Geekbench 4 (single/multi) 862 / 4.159 847 / 4.141 886 / 4.172 827 / 3.993 852 / 3.670
PCMark Work 4.854 4.747 4.091 4.828 4.775
3DMark (Sling Shot Extreme Open GL) 836 830 368 463 462

Software: las dos caras de la moneda de Android One

En 2014 Sundar Pichai daba a conocer Android One en la Google I/O 2014, una versión del sistema operativo de Google para que los teléfonos más básicos mantuviesen la experiencia Android de la mejor manera posible, más limpia y sin actualizaciones periódicas.

Desde ahí hemos visto muchas propuestas en distintas marcas y mercados, por ejemplo el bq Aquaris A4.5 que lo acercaba a España o uno de los bombazos del año pasado, el Xiaomi Mi A1. En ambos casos tuvimos esa sensación "Nexus" tras probarlos, es decir, limpieza, pureza y fluidez. ¿Lo tenemos con el HTC U11 Life?

La duda casi ofende un poco, porque llevar el sello de Android One serigrafiado en la trasera significa que el fabricante no pone prácticamente nada por su parte. Lo vemos ya de buenas a primeras cuando tras la finalización de la carga inicial tenemos un escritorio con pocas apps y ninguna app de HTC Sense. Cero.

HTC U11 Life Así despierta el HTC U11 Life tras el primer arranque. La notificación que vemos se mantendrá inevitablemente hasta que termine el proceso (el almacenamiento de contenidos).
El único toque que se permite HTC en este móvil es casi por obligación del hardware: los bordes estrujables han de tener su apartado en los ajustes

El único toque que se permite HTC en este móvil es casi por obligación del hardware; los bordes estrujables han de tener su apartado en los ajustes para configurar su función (ahora entraremos). Pero en todo lo demás lo que se respira es Android stock, en cada esquina.

HTC U11 Life

No obstante hay "peros", algunos pasajeros y otro con remedio en el servicio de atención técnica de la casa. Las apps se abren con normalidad e incluso podemos desinstalar la que no nos interese, pero tendremos que ser pacientes en los primeros momentos hasta que procesos del sistema finalicen con su pertinente (e inamovible) notificación que veíamos.

HTC U11 Life Primeros momentos con el HTC U11 Life. De izquierda a derecha, lo que se nos abre al consultar la notificación de sistema, una de las pantallas de la configuración de los bordes estrujables y la posibilidad de eliminar cualquier app preinstalada.

Todo nos ha funcionado correctamente, salvo lo que no nos ha funcionado directamente. Mientras la app de Amazon Prime Video funciona con normalidad y podemos ver el contenido sin problemas, la app de Netflix no es compatible con este terminal, cuando por software y por hardware en principio cumple requisitos.

HTC U11 Life Los ajustes de fábrica del HTC U11 Life.

Hay además un pequeño bug si activamos el punto de acceso wifi, de modo que al intentar desactivarlo desde el toggle de la cortinilla no funcionará y tendremos que ir a ajustes (no ocurre siempre). Pero lo más molesto, y que no tenemos más remedio que achacar al software, es el fallo de la app de cámara cuando usamos la frontal. Aunque sobre esto ahondaremos en el siguiente apartado.

Con respecto al software, como decíamos el añadido es esa configuración de Edge Sense. Por defecto se activa para un apretón corto la apertura de la cámara y para uno largo la activación de Google Assistant (con el terminal desbloqueado siempre ambas), pero podremos cambiarlo a otras acciones que se nos sugiere en la configuración.

HTC U11 Life Los ajustes y posibilidades de Edge Sense.

Lo único que ocurre es que no resulta demasiado práctico al final. El apretón ha de ser fuerte para que el móvil reaccione, y coarta un poco lo práctico el que ocurra sólo con el terminal desbloqueado, ya que lo cómodo sería que estrujano pudiésemos abrir rápidamente la cámara o Assistant (teniendo en cuenta que no es fácil que la acción se produzca estando el móvil fuera del bolsillo, como sí ocurre con un botón físico).

HTC U11 Life Si configuramos Edge Sense para que se active Google Assistant el móvil no se desbloqueará por seguridad. Quizás estaría bien atajar esto y programando algo similar a lo que permite que podamos abrir la cámara con el terminal bloqueado, sin que podamos hacer nada más, de modo que podríamos aprovechar algo mejor la función de los bordes.

Por lo demás Android One resulta completo para el usuario medio, sobre todo si se está acostumbrado a usar las apps que da Google para los distintos servicios. Sense Edge nos podrá gustar más o menos, pero el caso es que representa un añadido interesante y poco habitual y no empobrece en ningún sentido esa experiencia Nexus.

HTC U11 Life

Cámara: HTC no entiende de discriminaciones entre frontal y trasera

Siendo el vástago más básico de la saga U11, el HTC U11 Life no saca pecho a priori en el aspecto fotográfico. Sí saca lente, porque en la parte trasera tiene una protuberante cámara que integra un sensor de 16 megapixeles y apertura f/2.0, a igualdad de condiciones que la cámara frontal.

HTC U11 Life

Sin ser especificaciones que desmerezcan per se, no se trata de un buque insignia sino más bien lo contrario. De ahí que no veamos dobles cámaras, estabilización óptica, procesamiento avanzado y que tampoco esperemos un resultado que deslumbre.

Pero antes de meternos en los resultados merece la pena dedicar unas palabras a la app, dado que aunque Android One apenas tiene toques por parte del fabricante en la app de cámara si vemos una total personalización. Una experiencia con nubes y claros, lo vemos en detalle.

App de cámara: Android One, ponte a un lado aquí

Acertar en la disposición de los elementos de la cámara no es fácil dadas las múltiples preferencias y opciones, pero lo cierto es que la app de cámara de Sense se encuentra en un punto bastante cercano a la intersección entre lo necesario, lo práctico y lo sencillo. Con los modos en el lado opuesto al botón de disparo, la cámara abre indicándonos la capacidad restante en cuanto a minutos de vídeo y fotografías de la que disponemos según el almacenamiento y la calidad.

HTC U11 Life De arriba a abajo, interfaz del modo automático, del modo de vídeo (con el menú desplegado) y del modo Pro o manual.

A los distintos modos (Foto, Panorámica, Pro, Vídeo, Hyperlapse, Cámara lenta, Foto selfie, Selfie panorámico, Video Selfie) y a los ajustes se accede deslizando el tirador que tiene la cortina del borde superior en forma de líneas paralelas. Las opciones de cada modo salen en una segunda cortinilla (por ejemplo, la calidad y el audio de alta resolución), teniendo el HDR y el flash en la misma línea que el tirador.

El único inconveniente de esta disposición es que es fácil tirar de la cortina de notificaciones en vez de la de opciones propias de la app. Por lo demás es bastante cómoda, ya que por ejemplo nos da la opción de cambiar la calidad de las imágenes en vídeo y foto sin tener que rebuscar entre los ajustes.

HTC U11 Life Modos de la cámara.

En cuanto a opciones tiene las básicas en una app, teniendo un modo manual bastante completo (Pro) y guardando las instantáneas realizadas con éste en formato RAW para aquellos usuarios que prefieran su propia edición. La única pega que le encontramos está en su funcionamiento, ya que como ahora veremos en la cámara frontal tiene un error de fábrica que empobrece bastante la experiencia.

Htc U11 Life Opciones Boton Camara Podemos personalizar la acción del botón de volumen para la app de cámara.

Cámara trasera: el modo manual será tu aliado (si quieres)

Con luz abundante la cámara nos da los resultados más o menos esperados, quizás un poco por debajo. No es una mala cámara ni tiene un mal procesado, pero en automático tiende a subexponer en entornos de media luz y a sobreexponer con mucha luz (es decir, no hay compensación de la exposición, sino exageración).

HTC U11 Life Disparo en modo automático.
HTC U11 Life Con luz abundante y directa tiende a la sobreexposición (no ocurre siempre en un grado preocupante). El HDR (como en este disparo) puede ser una ayuda en esos casos.

Para solucionar esto sin calentarnos mucho la cabeza podemos tirar del HDR, que con la mezcla de disparos sí logra compensar un poco mejor la exposición. Aunque en ocasiones no será suficiente con ello u obtendremos ese efecto dramático o de bordes exagerados, por lo que vale la pena ir probando y ver qué situaciones nos salva mejor (que suelen ser escenas de tarde).

HTC U11 Life El HDR siempre sale al rescate de los cielos sobre todo en los contraluces, y la cámara del HTC U11 Life no es una excepción.
HTC U11 Life Cuando la luz escasea el modo automático tiende a la subexposición. El HDR ayuda a equilibrarla.

La falta de detalle es uno de los males más habituales en la media gama, y en la cámara del HTC U11 Life se acentúa ya cuando estamos en interiores con iluminación media. El ruido y las acuarelas no se hacen mucho de rogar, aunque no son tan evidentes a media luz como de noche, situación en la que vemos también los pecados de siempre.

HTC U11 Life Detalle en un disparo en modo automático en interiores.
HTC U11 Life Detalle en un disparo en modo HDR en interiores.
HTC U11 Life Se lo ponemos difícil con un contraluz, y flaquea en cuanto a definición y contraste (sin sorpresas).

El modo manual será el que nos podrá salvar en alguna de estas situaciones, si queremos invertir algo más de tiempo en el disparo o si disponemos de trípode. Además de permitirnos jugar para conseguir bokeh, estelas y demás efectos jugando con la apertura y la velocidad de obturación, podremos "achuchar" en ISO, obteniendo fotografías nocturnas no sobreexpuestas y menos ruido.

HTC U11 Life Con el modo manual podemos jugar con el enfoque, entre otros parámetros.

Este modo permite una menor distancia mínima de enfoque, por lo que nos da para apurar en las macro en las que ya per se suele salir airoso (sobre todo con buena luz). También podemos afinar un poco esa exposición en la que a veces se excede, y si no nos conformamos con el procesado automático siempre tendremos el RAW para editarlo a nuestro gusto (podemos desactivarlo si no lo vamos a usar y ahorrar espacio de almacenamiento).

HTC U11 Life El procesado automático ajusta sobre todo la saturación y el contraste. Al tener el RAW podemos editar a nuestro gusto (mejora subjetiva) o bien intentar corregir el ruido y la exposición en los casos en los que el disparo automático no cumple del todo (mejora objetiva).

La única pega en el modo manual es que el ajuste no es demasiado gradual y que falla la previsualización con velocidades de obturación lentas (entre 0,3 y 2 segundos), de modo que al no ver cómo queda podemos encontrarnos con una sorpresa en el resultado si no tenemos experiencia suficiente como para calcular la velocidad adecuada. Si es en interiores suele ocurrir que no calculemos bien y se nos queme la foto.

HTC U11 Life

Cámara frontal: los deberes de HTC

Sobre el papel pinta bastante bien: a la cámara frontal no se hace el feo y se le pone un sensor con los mismos megapíxeles y una lente con la misma apertura que la trasera. La justicia parece imperar para los taiwaneses y no hay discriminación en este sentido.

HTC U11 Life

El "pero" (y gordo) nos lo encontramos tras la primera autofoto (si es que somos de ver qué tal en el mismo instante): las fotografías realizadas con la cámara frontal no se guardan. Si abrimos la galería desde la app de cámara para echar un vistazo nos saldrá una previsualización de la última instantánea con el mensaje "procesando", que desaparecerá en cuanto pasemos la app a segundo plano (ni siquiera es necesario cerrarla).

HTC U11 Life

No pasa con el modo "Selfie panorámico", que se guarda perfectamente (y de hecho las compone muy bien, sin apenas fallos), con las fotografías que realizamos dentro de un vídeo (que se guardan en 16:9 y no en 4:3) ni con las que podamos realizar en una app de terceros. Hemos probado con VSCO y con Cámara FV-5 Lite, si bien en el caso de la primera no corrige la deformación por curvatura de lente.

HTC U11 Life El selfie panorámico es muy sencillo de hacer, suele quedar bien (tras la composición de imágenes) y es el único tipo de fotos que almacena si se da el error del guardado.

Tras encontrarnos con esto intentamos solucionarlo restaurando valores iniciales e incluso restaurando el terminal sin éxito. Por ello contactamos con el servicio técnico de la casa que nos indicó que es algo que han de revisar y reparar ellos (concretamente el SAT del país de fabricación del terminal). Así que si sois usuarios del terminal y os pasa, lo rápido será tramitar la avería directamente con ellos.

Si tenemos este fallo, lo rápido será contactar con el servicio técnico

Mientras tanto pueden grabarse vídeos o bien tirar de apps como las que mencionábamos si queremos sacarnos una autofoto, aunque los ajustes y el procesado dependerán de cada app y no podremos probar el efecto de maquillaje o el HDR Boost de HTC. En cuanto a los resultados que hemos obtenido así, la cámara se porta bastante bien en la mayoría de situaciones, aunque en interiores se echa en falta nitidez cuando hay buena iluminación y un balance de blancos más realista (queda frío).

HTC U11 Life Esta fotografía está tomada desde un vídeo. No podemos tirar de las opciones que ofrece la cámara frontal, pero la calidad se mantiene en la mayoría de ocasiones.
HTC U11 Life Imagen tomada con la app VSCO. Por alguna cuestión de software la app no corrige la deformación debida a la curvatura de la lente, pero permite disparar y que se guarde la fotografía.

Os ponemos a continuación una galería con muestras de fotografías hechas con ambas cámaras, en distintas escenas y haciendo uso de los diversos modos con los que cuenta.

Vídeo: la estabilización de Schrödinger

La cámara del U11 Life permite grabar en varias resoluciones, hasta llegar al 4K, teniendo un modo por separado tanto para el timelapse como para la cámara lenta. Está bastante bien lo que comentábamos antes de poder elegir la calidad de manera rápida, dado que como veremos a continuación no siempre nos compensará tenerla en 4K.

En Full HD (el segundo vídeo) se activa la estabilización electrónica, algo que no se nos indica en ningún aviso pero que a la vista de las pruebas parece bastante evidente, que si bien ésta tampoco funciona a la perfección suele mejorar el resultado que se obtiene con la misma toma en 4K. Lo cual también ocurre en la BlackBerry KEYone y otros terminales, aunque suele haber alguna indicación.

En cuanto al resultado, con luz abundante e interiores bien iluminados nos da buenas tomas, con colores realistas, buen contraste y un grado satisfactorio de nitidez.

En interiores el ruido aparecerá sobre todo al hacer zoom y se evidenciará la pérdida de nitidez, pero nada fuera de lo esperado en una cámara de un móvil de gama media sin pretensiones. De noche, sin embargo, está por debajo de lo que vemos en móviles rivales; la estabilización se esfuma y la pérdida de detalle es acusada así como la cantidad de ruido.

Sin problemas con los modos de cámara lenta e hyperlapse. Como ocurre con las panorámicas, la ejecución es muy sencilla y el resultado satisfactorio. Quizás, en general, podría mejorar la captura del audio, aunque es más bien una cuestión de diseño dado que es fácil tapar el micrófono con la base de la mano.

En cuanto a la cámara frontal, bastante buen resultado en general. Menos estable que la trasera pero las tomas están en lo esperado en cuanto a colores y nivel de detalle (menor que en la trasera también).

Batería: el precio de ser esbelto

Decíamos en la introducción que HTC había realizado un buen trabajo de compactación a nuestro criterio al no dejar un móvil que resulte grande para ese tamaño de pantalla, siendo bastante delgado. Pero puede que por esto mismo se haya sacrificado espacio que hubiesen ocupado algunos miliamperios/hora más que esos 2.600 mAh que tiene la batería del terminal en sus aproximadamente 80 centímetros cúbicos de volumen.

HTC U11 Life

Más allá de los números, que a priori no prometen algo extraordinario, la experiencia es que normalmente nos aguante para el día si hacemos un uso medio, llegando bastante justos, quizás en torno al 15% tras unas 8 horas de conexión de datos, cámara, consulta de redes, lectura y multimedia. De media se nos queda en unas 11 horas de autonomía, con 4 horas de pantalla.

HTC U11 Life

A favor tiene el soporte de carga rápida, teniendo el móvil cargado desde el 0% hasta el 100% en aproximadamente 1 hora y 45 minutos, teniendo el 50% en la primera media hora de carga. No es, por tanto, un móvil hecho para los usuarios más exigentes, salvo que se vaya con la batería externa detrás si es que la jornada es larga.

Sonido: hacen bien en incluir los auriculares

Mucho se sigue hablando de la desaparición del jack de audio en los iPhones desde la séptima edición pero HTC no se quedó fuera y de hecho lo está postergando tanto en topes de gama como en terminales menores. Los bordes del U11 Life tampoco tiene cabida para esta conexión, disponiendo únicamente del USB tipo-C o el Bluetooth 5.0 si queremos tirar de auriculares o altavoz externo.

HTC U11 Life

Y probablemente querremos, porque el sonido es de calidad bastante baja. Puede que asociemos que sea un terminal de gama media con una menor exigencia en este aspecto, dado que per se ya es algo difícil de sacar bien tratándose de lo que permite el chasis y las dimensiones de estos dispositivos. Pero teniendo en cuenta que terminales como el Alcatel Idol 3S lograba salir muy bien parado aquí tampoco parece imposible lograr un mejor desempeño.

En el HTC U11 Life tenemos un sonido de baja calidad tanto a altos volúmenes como a medios, aunque siempre será mejor que no pasemos del 80% de la intensidad. El volumen máximo que obtenemos con el altavoz propio es de 112 decibelios aproximadamente.

Otro de los contados añadidos de HTC a nivel de software es un apartado para la conexión de auriculares USonic de la casa, incluidos en el pack del móvil. Ya sólo el hecho de tirar de auriculares mejora la experiencia, y en este caso tenemos algo de cancelación de ruido que se agradece y se nota bastante (no es el nivel de cancelación que se logra con unos Sony supraurales ni se acerca, pero la calidad del audio mejora sustancialmente la obtenida con el altavoz y logra aislar mínimamente siendo in-ear).

Htc U11 Life En cuanto conectamos los auriculares USonic el asistente nos guía para lograr la mejora (que podremos desactivar en todo momento).

HTC U11 Life, la opinión de Xataka

La guerra entre titanes es siempre muy llamativa y con munición de grandes innovaciones y números altos. Pero la de la gama media es una de las más intrincadas y complicadas ya que lo óptimo debe ser algo estándar (para todos los gustos y a un precio contenido) y con algún aliciente diferencial para lograr flotar en todo un océano de propuestas.

HTC U11 Life

¿Tiene el HTC U11 Life todo esto? En un 75%, dado que representa una propuesta que fácilmente se adapta a muchos perfiles y niveles de uso y tiene esos bordes flexibles que lo diferencian del resto, pero el precio no se ajusta como el de otros rivales tan importantes como ese Xiaomi Mi A1 que está siendo "el nuevo Moto G", con un procesador algo inferior pero con más batería y el demandado modo retrato.

A su favor tiene la construcción, bastante todoterreno con el plástico y la resistencia a polvo y agua con certificación iP67, así como una pantalla de tamaño medio y resolución más que suficiente y por supuesto el optar por Android One. Pero en batería y audio queda algo por debajo de otras propuestas y estaría totalmente contraindicado a los maniáticos exigentes a nivel de limpieza, porque tanto frontal como trasera están permanentemente cubiertos de una capa de huellas.

HTC U11 Life

Eso sí, les ponemos deberes por ese grave fallo en el procesado de la cámara frontal, ya que además puede que en este sentido pudiese destacar por haber optado por esa configuración sin discriminaciones a nivel de hardware, a tenor de los selfies panorámicos que hemos visto. La trasera tampoco hace virguerías, pero tiene puntos buenos como las macro a plena luz, la versatilidad o los vídeos a 1080p (tanto en trasera como en frontal).

En resumen, es una buena aproximación a terminal bueno y bonito, pero nos falla lo de barato si tenemos en cuenta que empata con uno de sus principales rivales, el Moto X4, y queda lejos de los 225 euros del Mi A1. Con esos fallos corregidos y con un precio más ajustado, HTC tendría una propuesta algo más interesante para el usuario medio.

HTC U11 Life

7.6

Diseño8
Pantalla8,25
Rendimiento7,5
Cámara7
Software8
Autonomía7

A favor

  • Es comodísimo y muy ligero.
  • Android One es una excelente opción para que una configuración de gama media funcione casi como una de alta.
  • Buena construcción y certificación IP67: optar por el plástico da cierta "tranquilidad".

En contra

  • La autonomía, puede quedar corta sin hacer un uso excesivo.
  • El sonido es de baja calidad si no optamos por altavoces externos o auriculares.
  • Es un imán de huellas tanto en la trasera como el el frontal: tanto que acaba cansando.

Temas
Publicidad

Te puede interesar

Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio