Apple no se independizaría aún de Intel, pero el desarrollo de chips ARM propios tiene sus ventajas

Apple no se independizaría aún de Intel, pero el desarrollo de chips ARM propios tiene sus ventajas

Publicidad

De momento se trata de una información sin confirmar de manera oficial, pero parece que Apple se ha decidido a diseñar y desarrollar un nuevo chip basado en ARM para los futuros MacBook Pro que veríamos este año. Un chip que de momento no iría a sustituir completamente a los que actualmente proporciona Intel a la marca para sus ordenadores.

De este modo, Apple iría más allá de aquel chip basado en ARM que vimos el pasado mes de octubre cuando nos desvelaron las novedades de los nuevos MacBook Pro, dedicado sólo a la Touch Bar y a cuestiones de seguridad. El nuevo chip, bajo el nombre 'T310', se habría desarrollado el pasado año y según Mark Gurman en Bloomberg, que publica la información de fuentes cercanas, trabajará en conjunto con los de Intel, pero el desarrollar chips propios puede reportar una serie de ventajas al fabricante.

Producción a la carta

La primera ventaja que tiene la fabricación en casa es que las características no dependen de factores externos, sino de la hoja de ruta y los objetivos propios. Así, el hecho de producir algo a la carta supone dar un paso más hacia la no dependencia de otros en lo respectivo la potencia y las características de los productos.

En los planes a corto plazo del fabricante de Cupertino no figura la independencia total de Intel para los chips de los ordenadores

¿Significa esto que se acerca la independencia de Intel? No precisamente, de hecho las fuentes apuntan que en los planes a corto plazo del fabricante de Cupertino no figura el no depender de Intel para los chips en los ordenadores, que esto si a caso se verá a largo plazo. Como decíamos, este T310 se habría diseñado para trabajar en conjunto con chips de Intel, aunque realizará funciones que hasta el momento han dependido de éstos.

Macbooks 4

Mayor ahorro energético

¿Para qué servirá este chip? Al parecer la principal función será gestionar la energía bajo el modo de bajo consumo Power Nap, que permite que los ordenadores se actualicen, reciban emails y sincronicen citas del calendario con la pantalla apagada. Una función que está previsto activar en las próximas generaciones de MacBooks Pro, que llevaría este nuevo chip.

Con el nuevo chip basado en ARM se logra un ahorro energético aún mayor que con los de Intel, según sus ingenieros

Algo que dicen los ingenieros de Apple según Gurman, ya que al parecer con el nuevo chip basado en ARM se logra un ahorro aún mayor que el que se consigue con los chips de Intel.

Macbooks

Más funciones no dependientes de otros

Al hablar de la Touch Bar vimos que Apple había desarrollado el chip T1, que como decíamos al inicio está basado en ARM (siendo el primer chip de Apple basado en esta arquitectura). Este T1 se encarga de alimentar la Touch Bar así como de algunas funciones relacionadas con la seguridad biométrica y los pagos online (la barra integra lector de huellas).

Así, otro de los objetivos de los nuevos chipsets basados en ARM es el estar conectados a otras partes del sistema más allá de esta pantalla secundaria, teniendo acceso al almacenamiento y componentes como la RAM o la tarjeta wifi, de modo que tendrían más funciones y de bastante más peso.

Macbook

¿Y las consecuencias a nivel de software? Aquí interviene otro peso pesado en materia Apple, John Gruber, que teoriza sobre esto en su propio blog. Gruber se inclina por la idea de que tanto las apps de Mac como los servicios del sistema podrán aprovecharse del trabajo del chip con el ahorro energético gracias a extensiones compiladas para ARM (en el caso de los futuros MacBooks que monten el chip) o en x86 (para el resto).

Control de los costes

Además de tener un control total tanto en el diseño como en el desarrollo de los chips, el hecho de que Apple se encargue de su construcción también influirá en el coste final de los componentes en los dispositivos (en este caso los ordenadores), pudiéndolo ajustar bastante más.

El chip debería estrenarse con los próximos MacBook Pro de Apple, cuya presentación se espera a finales de este 2017, aunque según las informaciones de Bloomberg Apple podría ser bastante discreto en cuanto al asunto al no ser una función novedosa a resaltar (el modo de ahorro energético existe desde hace tiempo). Veremos si efectivamente el nuevo chip se encarga de gestionar el ahorro de energía y si, como al parecer apuntan los ingenieros, se consigue un mayor ahorro.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio