Qualcomm exige prohibir la venta y fabricación de iPhone en China como parte de su batalla legal con Apple

Qualcomm exige prohibir la venta y fabricación de iPhone en China como parte de su batalla legal con Apple

Publicidad

Qualcomm ha sido clara, si Apple no paga las royalties por usar sus patentes entonces sus dispositivos deben dejar de venderse. Ahora como parte de esta larga batalla legal entre Qualcomm y Apple, el fabricante de chips y poseedor de las patentes de comunicación usadas en la mayoría de los smartphones a día de hoy está dando un nuevo paso, ya que está presentando una nueva demanda ante las autoridades chinas para bloquear la venta y fabricación de iPhone.

China es ahora mismo el mercado más importante y de mayor crecimiento para Apple, por lo que Qualcomm está apostando por un golpe certero que afectaría de forma considerable el negocio de los de Cupertino. Una nueva demanda que se suma a la actual disputa que existe entre ambas compañías por el negocio de patentes.

Primero EEUU y ahora China

Según Bloomberg, Christine Trimble, portavoz de Qualcomm, confirma que el pasado 29 de septiembre la compañía presentó una nueva demanda en tribunales chinos por infracción de patentes por parte de Apple. Esta infracción hace referencia a tres patentes, que la misma compañía no considera esenciales, las cuales abarcan tecnologías para la administración de energía y para el Force Touch de las pantallas táctiles del iPhone, las cuales son propiedad de Qualcomm.

"Apple está usando tecnologías inventadas por Qualcomm sin pagar por ellas"

Esta demanda también exige, como medida cautelar, que se prohiba la venta y fabricación de iPhone en China, que es la región donde se fabrican casi el 90% de los componentes del dispositivo. Y en caso de prosperar, afectaría los tiempos de entrega de iPhone X, que ahora mismo apunta a no cubrir las reservas. Los tribunales chinos aún no han hecho pública la demanda y se desconoce cuándo podríamos tener una respuesta ante esta solicitud.

Una larga y dolorosa batalla

Para quienes no lo recuerden, todo comenzó en enero de este año cuando Apple retuvo el pago de mil millones de dólares por concepto de royalties a Qualcomm. Dicha acción se derivó de una supuesta represalia que habría aumentado el precio de las royalties aplicables a Apple, esto después de que los de Cupertino accediesen a cooperar con las autoridades de Corea del Sur y su investigación de prácticas monopolísticas en contra de Qualcomm.

La autoridades de Corea del Sur multaron a Qualcomm por 853 millones de dólares por prácticas desleales, pago que sigue pendiente ya que la compañía ha apelado dicha resolución.

Mientras esto sucedía, Apple demandó a Qualcomm en China por una supuesta infracción a las leyes antimonopolio de aquel país, donde según Apple, "Qualcomm ha perjudicado los intereses de la compañía al abusar de su posición como proveedor dominante de chips con tecnologías de conectividad".

Qualcomm patentes

Llegados a este punto las cosas empezaban a complicar, ya que ambas compañías se habían reunido para tratar de solucionar las diferencias pero sin buenos resultados. Es así como en mayo de este 2017, Apple frenó por completo el pago de royalties a Qualcomm, que se estima asciende a más de 2.000 millones de dólares (más los 1.000 millones que siguen pendientes de 2016). Mientras que Qualcomm demandaba a Apple por no pagar por el uso de dichas patentes y exigiendo que el iPhone se dejase de vender en Estados Unidos por infringir el uso de sus inventos.

Hace unos días la Comisión Federal de Comercio en Taiwan impuso una nueva multa de 775 millones de dólares a Qualcomm por prácticas monopolísticas, una nueva demanda que han apelado.

Esta misma semana estuvimos en las oficinas de Qualcomm en San Diego, California, donde la compañía nos puso al día en la batalla legal con Apple confirmando todo lo que ya sabíamos y sin dar sorpresas. Qualcomm espera que las primeras resoluciones de esta serie de demandas lleguen a finales de 2018, que es cuando veremos las verdaderas repercusiones de esta pelea que podría afectar de forma considerable a ambas compañías.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio