La tecnología LED ha llegado para "salvar" la Navidad: éste es el impacto de las luces navideñas

La tecnología LED ha llegado para "salvar" la Navidad: éste es el impacto de las luces navideñas

Publicidad

Durante estas semanas las ciudades españolas se están vistiendo de gala para recibir y celebrar las fiestas navideñas. Millones de bombillos pintarán de colores sus calles noche tras noche hasta el día 7 de enero, tras la llegada de los Reyes Magos.

Pero esta luminosa tradición viene acompañada del lógico aumento en el consumo energético, así como mayores índices de contaminación. La tecnología LED se presenta como una solución, al menos parcial, a estas cuestiones. ¿Cuáles son los principales efectos de la iluminación navideña? ¿En qué medida ayuda a paliarlos el cambio al LED? A continuación analizaremos estas preguntas.

La iluminación navideña en cifras

Es un hecho incuestionable que durante las fiestas navideñas los consumos se disparan en todos los sentidos, con amplio impacto en los sectores de la alimentación, el de los residuos, transportes y, cómo no, en el sector energético.

Árbol Navidad Plaza

La iluminación ornamental de las ciudades, durante estas fiestas, se enciende cada año aproximadamente 200 horas durante un periodo medio de 35 días, según datos de más de 50 ciudades españolas analizados por la asociación Adeces. El presupuesto destinado a la iluminación navideña varía en función de cada ayuntamiento y, aunque normalmente es proporcional al número de habitantes, también el atractivo turístico resulta en muchos casos un incentivo para no escatimar en gastos.

La iluminación navideña se enciende cada año 200 horas durante un periodo de 35 días.

Vigo es una de las ciudades que más expectación han generado con respecto a su gestión de la iluminación navideña, con hasta 9 millones de LEDs que llenarán de color cada rincón de la ciudad. El Concello ha destinado aproximadamente 800.000 euros a lo que, consideran, será un atractivo turístico sin igual. En palabras de su alcalde: "Que sepan los alcaldes de Londres, de Tokio y la alcaldesa de París y el alcalde de Berlín que vamos a ser el no va más".

Las cifras de Vigo son, sin duda, llamativas. En comparación con Madrid, donde se instalarán cerca de 7,5 millones de lámparas LED, podemos ver que han hecho una apuesta por todo lo alto. Mientras que en la capital se instalan aproximadamente 2 bombillas por cada habitante, la ciudad gallega ha hecho un despliegue de hasta 30 bombillas por habitante, según datos estadísticos de población extraídos de INE.

Ciudad

Presupuesto

Número de LED

Habitantes (2017)

LED/habitante

Madrid

2.500.000 €

7.500.000

3.182.981

2,35

Málaga

730.000 €

2.000.000

569.002

3,51

Vigo

800.000 €

9.000.000

292.986

30,72

Almería

300.000 €

1.000.000

195.389

5,12

En la misma línea, ciudades como Málaga o Almería plantean una fuerte apuesta por la iluminación ornamental de estas navidades 2018/2019. En el caso de Málaga se plantea una inversión de 730.000 euros para la instalación de más de 2 millones de puntos de luz LED, mientras que en Almería esta cifra asciende hasta el millón de bombillos LED con una inversión de 300.000 euros. En el caso de Sevilla, por ejemplo, se invertirán hasta 900.000 euros para iluminar 277 calles de la ciudad.

Luces y desenfoque

En otro extremo encontramos a la ciudad de Valencia donde, a pesar de haber aumentado este año el presupuesto en un 33%, se ha invertido un total de 80.000 euros considerado insuficiente por muchos. Por otro lado, en Barcelona existe también descontento general por una situación en la que tanto asociaciones de vecinos como comercios se quejan de la sobriedad con la que la ciudad condal recibe estas fiestas desde hace unos años. Y, para más agravante, el tramo central de la Avenida Diagonal se quedará este año sin iluminación navideña por la quiebra de la empresa proveedora, con el perjuicio que ello supone para el comercio de la zona.

La iluminación de las fiestas se ha convertido en los últimos años en una cuestión de debate. Tras la crisis económica llegan los tiempos de bonanza y, mientras que desde unos sectores se fomenta la inversión para atraer turismo y generar mayor actividad comercial, otros apuestan por vivir las fiestas con mayor austeridad para atender otras necesidades con mayor urgencia.

El impacto de la iluminación navideña

Este enorme despliegue de luces en calles, comercios y hogares supone un gasto energético extra y su equivalente en contaminación. Pero va más allá de simplemente esto. Según estimaciones de la Asociación de los Consumidores de Energía, a partir de datos de Red Eléctrica de España, las navidades aumentan el consumo energético en los hogares españoles un 28%. Un mayor uso de electrodomésticos e iluminación ocasionan un consumo adicional medio de 76,25 kWh en cada hogar.

Volviendo a la iluminación de nuestras ciudades, su coste energético supone una media de 5.510 euros a los ayuntamientos españoles. Todas estas luces recibirán energía de la red eléctrica y, por tanto, el porcentaje de energías renovables que las alimente dependerá del mix energético que haya durante las fechas navideñas.

Renovables en la nieve

Los recursos renovables son variables por norma general, pero dentro de esta variabilidad también encontramos diferencias entre estaciones. Si bien el invierno es menos favorable por la menor radiación solar, también es cierto que los recursos hídricos llevan mayor caudal con el que alimentar las centrales hidroeléctricas.

La siguiente tabla, elaborada según datos de Red Eléctrica de España, muestra el porcentaje de energías renovables que se inyectaron durante las 5 pasadas navidades al Sistema Eléctrico Peninsular Español:

Penetración renovable (%)

Diciembre

Enero

Navidad 2017/2018

34,3

38,5

Navidad 2016/2017

25,9

32,6

Navidad 2015/2016

28,1

45,2

Navidad 2014/2015

40,4

36,2

Navidad 2013/2014

36,8

50,8

Según los datos mostrados, vemos que el porcentaje medio de penetración renovable en diciembre y enero es de aproximadamente un 35%. Este porcentaje junto al de generación nuclear, que se estima en un 21%, es la parte del mix energético que no emite gases contaminantes. Tenemos, así, un 44% de energía restante que sí procede de centrales de combustión y que emite polución a la atmósfera. Esto es casi la mitad del consumo.

Aproximadamente la mitad de la energía consumida por la iluminación navideña procede de fuentes contaminantes.

Pero la contaminación no únicamente se traduce en polución. La contaminación lumínica también es un factor a considerar y este es un efecto que no han tardado en detectar los satélites de la NASA. Desde la agencia espacial americana han hecho un estudio de los patrones lumínicos a lo largo del año en todas las regiones del planeta, detectando una relación directa muy curiosa entre las fechas festivas y su impacto en el aumento de la iluminación.

Luces desde la ISS

Eficiencia energética para seguir disfrutando de las fiestas

Desde hace unos años, los distintos ayuntamientos españoles han optado por hacer una transición hacia la tecnología LED (en algunos casos pasando por el bajo consumo como etapa intermedia y en otros mediante la combinación de tecnologías). Para estas navidades prácticamente la totalidad de ayuntamientos en las principales ciudades del país lo anuncian como motivo de orgullo: unas navidades alumbradas al 100% por bombillos LED. Ahora bien, ¿cuáles son los beneficios de esta tecnología?

El principal inconveniente de la tecnología LED está en su coste inicial. El precio medio de una bombilla LED es el doble que el de una bombilla de bajo consumo, y esto multiplicado por los millones de puntos de luz que se instalan en Navidad arroja una diferencia notable en la factura final. Sin embargo, a pesar de ser más caros consumen un 75% menos de energía que las bombillas de bajo consumo y tienen hasta 25 veces más esperanza de vida con una duración aproximada de uso de hasta 70.000 horas.

Banco en navidad

Las bombillas incandescentes pierden en forma de calor hasta el 90% de la energía que consumen, y algo similar ocurre con los bombillos de bajo consumo. En el caso de los LED, además de evitar disipaciones de energía en forma de calor, se reduce también el gasto de mantenimiento. Estas cifras están ayudando a muchas ciudades a reducir sus gastos en iluminación navideña durante años sucesivos, en conjunto con estrategias de eficiencia energética como la sustitución de lámparas por figuras decorativas o la reducción en la iluminación de zonas urbanas.

Ayuntamientos como el de Las Palmas de Gran Canaria, donde este año se instalará casi un millón de bombillas LED, han cifrado el ahorro energético del LED frente a las bombillas convencionales en un 77%. En total, según calculan, el coste total de la energía consumida por las luces navideñas será de unos 2.815 euros para una energía consumida de 18.767 kWh desde el día 1 de diciembre hasta el 7 de enero con el apagado de la Navidad.

Aun teniendo en cuenta el ahorro que implica el uso de estas medidas, estamos ante una cuestión que presenta motivos para el debate por englobar una larga serie de implicaciones ideológicas y económicas. Al respecto de este tema, el experto en eficiencia energética de la Universidad de Toronto, Danny Harvey, declaraba para Global News que gracias al uso del LED la iluminación navideña ya no resulta dañina para el medio ambiente. "Hablamos de una enorme reducción en la electricidad consumida, y cuanta menos electricidad utilicemos menor será el impacto ambiental", finalizaba.

Luces de navidad

Estemos a favor o en contra es cierto que, ya sea siguiendo el ejemplo de Vigo con su esplendor o el de Valencia con su austeridad, las ciudades continuarán engalanándose año tras año para recibir la Navidad. La disponibilidad de la tecnología LED es, sin duda, una gran noticia de cara a la reducción de su impacto, y si queremos contribuir a tener unas fiestas más sostenibles podemos también aplicar una serie de medidas de eficiencia energética en el hogar con las que reducir el consumo. El ahorro y la sostenibilidad están al alcance de todos.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio