20 kilómetros por segundo: los motores de plasma están un paso más cerca de la aviación comercial

20 kilómetros por segundo: los motores de plasma están un paso más cerca de la aviación comercial

Publicidad

Hace ya mucho tiempo que los motores de plasma salieron de las páginas de la ciencia ficción para meterse en los laboratorios. El problema es que llevan décadas sin conseguir salir de allí. Ahora estamos siendo testigos de un nuevo avance que promete meterlos, por fin, en los aviones.

Y, aunque aún es pronto, tiene muy buena pinta.

El fascinante mundo de los reactores

Los reactores tradicionales son máquinas fascinantes. Utilizan una combinación de aire y combustible: al producirse la combustión, el aire caliente se expande y sale por la parte de atrás empujando el motor hacia delante.

En el fondo, la idea que sostiene su funcionamiento es muy sencilla, pero (como podéis ver en el vídeo) hemos conseguido cosas increíbles con ellos. Lo que pasa es que, sencillamente, los motores de plasma, son mejores.

Snip 20170518112037

Un motor de este tipo utiliza la energía para generar campos electromagnéticos y convertir el gas en plasma (el cuarto estado de la materia). Y de esta forma, plasma mediante, emplean el motor para propulsar la aeronave.

Suena bien, pero poco más. La idea ha estado ahí durante décadas, pero no hemos sido capaces de crear modelos que nos permitieran usarlos dentro de la atmósfera. En los últimos años, si hemos conseguido hablar de algo, ha sido de motores de plasma en exploración espacial.

¿Y si consiguiéramos meterlos en un avión?

Snip 20170518111100

Pero eso puede estar a punto de cambiar, según han publicado en el Journal of Physics Conference Series, un equipo de la Universidad Técnica de Berlín, dirigido por Berkant Göksel, ha conseguido un motor de plasma que pueda trabajar en la atmósfera.

De hecho, como explicaba el propio Göksel a New Scientist, "somos los primeros en producir chorros de plasma rápidos y potentes a nivel de suelo". Chorros que puede alcanzar una velocidad de hasta 20 kilómetros por segundo.

La idea es desarrollar motores que puedan operar a nivel de suelo, sí; pero, sobre todo, a más de 30 kilómetros de altitud donde los reactores normales no acaban de funcionar. Es decir, estos motores de plasma podrían conectar las aeronaves normales y los transportes aeroespaciales.

¿Cómo funciona?

El mecanismo usa una sucesión rapidísima de descargas eléctricas muy cortas (de nanosegundos de duración). Se trata de la idea de los motores de combustión de detonación por pulsos pero llevados al mundo del plasma. Lo mejor de esta técnica es que reduce los recursos necesarios de forma muy significativa.

Snip 20170518110643
Snip 20170518110656
Snip 20170518110712
Snip 20170518110727

No obstante, aún hay varios problemas a resolver. Algunos, como el tamaño de los reactores (que son muy pequeños), tienen "fácil" solución. El equipo calcula que con pocos centenares de minireactores de este tipo se podría mover un avión pequeño sin problema. Aunque, reconocen, es posible que nos obligaran a repensar el diseño de las aeronaves actuales.

El problema principal de este tipo de motores, sin lugar a dudas, es la batería. Las cantidades de energía necesarias para ponerlos en marcha son descomunales. Tanto que el equipo de Göksel espera que se dé un avance en los reactores de fusión para hacerlos más pequeños y eficientes; y, así, poder usarlos dentro de una aeronave.

En definitiva, aún estamos lejos de ver aviones impulsados por reactores de plasma: pero no tan lejos como podríamos creer. Es más, mucho más cerca que hace solo unos meses. Este tipo de avances permiten que soñemos con toda una revolución aeroespacial que integre el aire y el espacio y que cambie, para siempre, la forma que tenemos de volar.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio