Deposiciones, excrementos y demás porquería: brevísima historia fecal de los retos (sociales y sanitarios) que quedan por resolver

Deposiciones, excrementos y demás porquería: brevísima historia fecal de los retos (sociales y sanitarios) que quedan por resolver

Publicidad

En noviembre de 1539 el rey de Francia publicó un edicto por el que obligaba a los parisinos a guardar todos sus desperdicios en casa. Heces, orines y demás desechos humanos, que hasta ese momento se lanzaban a cubazos en la vía pública, debían almacenarse ahora como Dios (y el rey) mandaba. Francisco I no sólo obligó a construir un pozo negro en cada casa, sino que amenazó con expropiar las fincas que no lo hicieran. Este solo era un mojón en el camino. Un hito, quiero decir.

Entre la decisión de Lucio Tarquinio Prisco de iniciar las obras de la Cloaca Máxima en la Roma del 600 antes de cristo y las declaraciones de Damir Brdjanovic, catedrático del Instituto Delft, proponiendo sustituir el carbón con heces secas hace unas semanas, hay toda una historia de social, económica y sanitaria de los desechos humanos. Una historia que nos ha hecho ser lo que somos y que nos recuerda todo lo que nos falta por ser.

Una oportunidad que huele mal

Nils 478 Unsplash

Cuentan que cuando el emperador Vespasiano decidió imponer un impuesto a la Cloaca Máxima, su hijo, Tito, le echó en cara que tratara de sacar dinero de las deposiciones y la orina. El emperador se acercó con una bolsa repleta de sestercios y le preguntó si le molestaba su olor.

Tito (que sería insolente y algo trabucaire, pero olía perfectamente) dijo que no y Vespasiano respondió con su ya célebre "Pecunia non olet". Es decir, "el dinero no huele". Quizás fue ahí cuando se torció nuestra relación con los excrementos. Florian Werner en 'Materia oscura: historia cultural de la mierda' explicaba que, durante la época romana, las letrinas eran uno de los centros sobre los que giraba la vida social del Imperio.

Pero algo cambió. Si hacemos caso al psicoanalista francés Dominique Laporte, los excrementos (como el sexo) empezaron a invisibilizar a través de los siglos. Algunos historiadores piensan que la visión popular del Apocalipsis como un lugar de "fuego, desgarramientos físicos, olores fétidos y baños en excrementos" impulsada por parte de la iglesia primitiva contribuyó a impulsar ese cambio. Sea como sea, todo lo escatológico pasó a ser algo que ocultar.

La orina que ganó una guerra

Stijn Swinnen 259744 Unsplash

Y, pese a eso, era algo a lo que nos veíamos obligados a volver una y otra vez. En los años 40, la penicilina llegó como un regalo caído del cielo para resolver un montón de problemas causados por la Segunda Guerra Mundial y la larga (y dolorosa) posguerra. Sin embargo, a pesar del enorme esfuerzo de científicos y farmacéuticas, no había para todos

"A pesar de los esfuerzos por aumentar el rendimiento de los cultivos, se necesitaban 2.000 litros de fluido de moho para obtener suficiente penicilina para tratar un solo caso de sepsis". Imaginad el desafío técnico que tenían que afrontar. Por suerte, como siempre, la respuesta estaba donde menos imaginábamos: en la orina.

Alrededor del 95 por ciento de toda la penicilina que se administraba era excretada, cuatro horas después de consumirla y en perfectas condiciones, en el pis. Eso quería decir que, debido a su particular farmacodinámica podíamos recuperarla de la orina cristalizada. Jaque mate, bacterias.

Con el tiempo, encontramos mejores formas de producir la penicilina y la orina, que había sido algo capaz de ganar una guerra y una fuente rápida de amoniaco, fósforo o pasta de dientes, volvió a los orinales. Este es solo un ejemplo de una realidad incuestionable: los desechos humanos son una verdadera joya y, sin embargo, como ya digo, trabajar con esto ha sido algo reiteradamente mal visto.

De problema sanitario a oportunidad comercial

Gilles Desjardins 693760 Unsplash

Este prejuicio cultural, hace que sea difícil y lento enfrentarnos a los problemas derivan de nuestras deposiciones. Tan lento que, según la ONU, el 60% de la población mundial (4500 millones de personas) no tienen retretes o, en el mejor de los casos, solo disponen de sistemas deficientes. Eso conlleva que 892 millones sigan haciendo sus necesidades al aire libre y que hasta 1800 millones consuman agua con alto riesgo de estar contaminada.

Ante esas cifras, hay quien piensa que la clave (como con Vespasiano) está en el dinero. En 2015, se calculaba que el mundo de producía 1.043.000 toneladas de materia fecal (a.k.a. caca) y unos diez mil millones de litros de orina. Solo con los excrementos podríamos construir 114 Torres Eiffel una detrás de otras. Si, como decía Brdjanovic, "los lodos fecales son un problema sanitario, pero también una oportunidad", vivimos sobre una enorme mina de oro que solo necesitamos saber aprovechar.

Que tenemos que aprender a aprovechar, de hecho. Parece mentira que miles de años después nuestros grandes problemas sigan algo tan obvio: es momento de tomárnoslo en serio y drenar ese pozo negro de nuestra historia y del futuro.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio