Los sensores para smartphones creados por la NASA ahora tienen funciones más potentes

Los sensores para smartphones creados por la NASA ahora tienen funciones más potentes

Publicidad

Fue en 2007 cuando el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (DHS) pidió a la NASA que crearan un sistema portátil para detectar amenazas por gases o compuestos, algo que en llego en una primera versión en 2012 en forma de sensor y que en 2014 se le conocería como la plataforma NODE+, que consistía en la elaboración de nanotubos de carbono para detectar vapor orgánico y gases.

A finales de 2015 NODE+ evolucionó en plataforma modular compatible con smartphones, lo que permitía tener un completo detector de compuestos directo en el móvil, pero ahora la NASA está anunciando la tercera versión de la plataforma, que integra nuevos sensores, menos consumo de energía y se abre a desarrolladores.

NODE+, transformando un smartphone en un potente sensor

El sistema consiste en un pequeño cilindro al que se le pueden añadir diversos sensores en los extremos y así hacer combinaciones que ayuden en diversas tareas, donde lo interesante es que se trata de tecnología que fue desarrollada en un inicio para usarse en el espacio y que ahora está disponible al alcance de casi todos, porque su objetivo es servir en tareas de investigación a cuerpos de seguridad y militares.

El cilindro es del tamaño de un pulgar, cuenta con conexión Bluetooth que sirve para enviar los datos que recogen los sensores ya sea a un smartphone e incluso a un ordenador, donde la ventaja es que el cilindro recopila la información en todo momento sin importar que esté enlazado, lo que sirve por ejemplo para monitorizar paquetes de químicos y posteriormente descargar la información que servirá para conocer todos los detalles de su comportamiento y actividad.

Variable 2

La NASA está anunciando nuevos sensores de temperatura por medio de infrarrojos, mediciones de color, sensores de movimiento, lectores de código de barras, para detección de dióxido de carbono, monóxido de carbono, óxido nítrico y otros gases, así como para medir luz ambiental, temperatura ambiente, humedad y presión barométrica.

Según la NASA, esta nueva generación de sensores mejora en su eficiencia en la mediciones, que ahora son más rápidas, consume menos energía, son más durables, con más capacidad de memoria y son compatibles con dispositivos iOS y Android.

Por otro lado, la plataforma ya está abierta a desarrolladores, quienes podrán tener acceso a un SDK para crear nuevas aplicaciones creando nuevos sensores o ampliando las capacidades de los existentes, esto con el objetivo de abrir la plataforma a consumo industrial, ambiental, y por supuesto espacial, con miras a posteriormente tener presencia en un mercado comercial donde cualquier persona podrá ser capaz de adquirir su módulo NODE+ y los sensores que necesite.

Más información | NASA

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio