OnePlus 5T tras un mes de uso: un OnePlus 5 mejorado que lleva la cámara y la pantalla a otro nivel

OnePlus 5T tras un mes de uso: un OnePlus 5 mejorado que lleva la cámara y la pantalla a otro nivel

Publicidad

Cuando las pantallas 16:9 sean historia, o algo tan residual como lo son hoy lo 4:3, recordaremos 2017 como el año en que el formato 18:9 se abrazó con energía por buena parte del mercado, sobre todo en lo relativo a los líderes de cada catálogo. Todo ello posibilitado por una reducción de marcos aplicada de una u otra forma por los distintos fabricantes, como el caso de OnePlus.

El OnePlus 5T llegó cuando el año tocaba a su fin y lo hizo incorporándose a esta tendencia, pese a la existencia de un OnePlus 5 anterior. El que para muchos debió ser el único móvil del año evolucionó la pantalla, dio un empujón a su cámara y movió, cosas del diseño, el lector de huellas a la espalda. Y tras nuestro análisis pasó a la prueba tras el mes de uso, la que ahora os traemos aquí. Veamos qué tal nos ha ido con él durante 30 intensos días.

Mes de uso con el OnePlus 5T en vídeo

Aumenta la pantalla pero el teléfono sigue siendo cómodo

OnePlus 5T, análisis de un mes de uso

En el año de la guerra contra los marcos de los teléfonos móviles, OnePlus tardó media generación en incoporarse a la misma. El OnePlus 5 dejó paso a este OnePlus 5T que aprovecha mucho mejor el frontal, haciendo que la pantalla crezca hasta las 6 pulgadas, lo que conllevó cambios en el diseño del dispositivo pero sin perder ergonomía.

El principal perjudicado, algo que tendríamos que poner entre comillas, ha sido el lector de huellas. A cambio de un aumento de tamaño mínimo, la nueva pantalla ha dejado poco espacio en el frontal, obligando al lector de huellas a cambiar de ubicación. Del frontal pasamos a la trasera y que cada uno juzgue si la ubicación es la idónea o era la anterior. Personalmente, la prefiero detrás. Es donde me siento más cómodo y lo que más me ha gustado de esta evolución del 5 al 5T.

OnePlus 5T, análisis de un mes de uso

Aprovechando la renovación, OnePlus ha creído idóneo dotar al 5T con su reconocimiento facial con profundidad. Pronto se pondrá de moda desbloquear el teléfono con el rostro y OnePlus ya lo tiene, aunque la experiencia no haya sido del todo satisfactoria, por desgracia. Errores de reconocimiento, no demasiado corrientes pero existentes, y su funcionamiento sólo ha sido plenamente satisfactorio a plena luz.

Pero el apartado en el que más ha cojeado el lector en este mes de uso ha sido en el de la lentitud. Lentitud comparada con un lector de huellas dactilares que sigue siendo veloz y eficiente, por lo que finalmente acabó pasando a un segundo plano y de vuelta al desbloqueo con el dedo. Este reconocimiento, sin embargo, puede mejorarse por software, de hecho las generaciones anteriores pronto tendrán su propio software adaptado, así que esperamos nuevas versiones en el futuro.

Sin lector de huellas bajo la pantalla, y con un lector de rostros algo lento, el lector trasero mantiene el nivel y se ha convertido en el principal identificador durante este mes de uso.

En cuanto a la ergonomía, pocos cambios con respecto al OnePlus 5 en este 5T. El peso aumenta hasta los 162 gramos pero el teléfono sigue siendo cómodo. Acostumbrado a otros teléfonos "grandes", el cambio no se ha notado apenas, ni siquiera por la leve ganancia en longitud. Pero su formato de pantalla alargado propicia que el aumento de la diagonal no haga al terminal más ancho, por lo que se mantiene la estética, y la pantalla se aprovecha mucho más.

Durante toda la prueba nos hemos sentido cómodos con él, y la gran superficie de la pantalla unida a su buena calidad, AMOLED para lo bueno y para lo mano, nos ha permitido disfrutar jugando, navegando, consumiendo películas y series y, por supuesto, también fotografiando. A mayor pantalla, mejor previsualización. OnePlus ha hecho un buen trabajo en materia de diseño.

El OnePlus 5T ha podido con todo lo que le hemos echado

OnePlus 5T, análisis de un mes de uso

Tenemos que irnos a teléfonos de importación, venidos concretamente desde China, para encontrar una potencia similar a la de este OnePlus 5T a un precio al que pueda competir con él. Hablamos de un Snapdragon 835 equipado con 8GB de RAM en el modelo que hemos tenido en las pruebas, y que se ha mostrado capaz de todo y a la máxima velocidad.

No hemos podido catar lo que tal vez habría sido deseable, una versión de Android completamente pura, pero la personalización de OnePlus para sus teléfonos es tan sutil que casi parece un Nexus, o uno de los nuevos Pixel. Fluidez, mucha fluidez. Además, los 128GB de almacenamiento nos han dado espacio para todo: para fotografiar sin problemas, instalar aplicaciones sin peligro, descargar sin tener tanto cuidado.

Complicado encontrar un teléfono más potente que éste en 2017, incluidos los 8GB de RAM de la unidad que hemos analizado.

Con esta potencia en el bolsillo, hemos sometido al OnePlus 5T a todo tipo de pruebas. Desde abrir múltiples aplicaciones pesadas hasta ejecutar juegos con una alta carga gráfica y motores como Unity y compañía, más exigentes en materia de potencia. Sin problemas. El OnePlus 5T ha sido capaz no sólo de ejecutarlo todo sino también de mantener en memoria más aplicaciones de las habituales sin tener que recurrir a cerrarlas en segundo plano. Bendita optimización y, cómo no, benditos 8GB de RAM.

Y no queremos dejarnos detrás la batería, la pila interna que no crece en el nuevo modelo y mantiene los 3.300 mAh, la pila interna que nos ha dado un rendimiento bastante bueno, y sobre todo por encima de la media. Siempre por encima de las 5 horas de pantalla, en ocasiones bordeando las 7 horas con usos en condiciones menos exigentes, como bajo WiFi y sin juegos "tragones". Salir de casa por la mañana y volver a la tarde con batería aún en el teléfono es algo que hay que valorar, y el 5T saca buena nota en este sentido. Incluso ha habido días en que no lo hemos cargado de noche y hemos aprovechado la carga rápida a la mañana siguiente: 15/20 minutos junto al enchufe y energía para otro día entero.

La cámara es buena en casi todas las situaciones

OnePlus 5T, análisis de un mes de uso

La doble cámara ya estaba presente en el OnePlus 5 y, cómo no, se mantiene en esta evolución de la marca hacia las pantallas 18:9. Las diferencias están, y son todas para bien de los usuarios. Los 16 megapíxeles del primer sensor trasero sigue con su apertura f/1.7 mientras que el segundo, de 20 megapíxeles, pasa de f/2.6 a f/1.7. Los aperturas bastante grandes para aportar luminosidad a la cámara, además de contar por Pixel Technology, el sistema de OnePlus para reducir ruido.

La experiencia con este OnePlus 5T cuando lo hemos llevado a hacer fotografías ha sido difícilmente mejorable. Fotografías rápidas, luminosas, con buen contraste y ligeramente saturadas, obteniendo resultados llamativos y vistosos pero sin falsear el resultado o las sensaciones. No cabe duda de que en OnePlus han adquirido un buen nivel fotográfico y se plasma en la cámara dual del OnePlus 5T.

Obviamente, la velocidad de disparo se resiente cuando cae la luz, y también la calidad de las fotografías, pero Pixel Technology hace un buen trabajo con el ruido y la caída de calidad no ha sido tan grave como la que esperábamos a priori. El desenfoque, quizá el efecto más llamativo de la actualidad, también se ejecuta a muy buen nivel y con un procesado rapidísimo. Casi podemos ir encadenando desenfoques uno tras otro sin notar apenas retardo entre capturas.

El OnePlus 5T tiene una cámara invita a usarla, y si sois aficionados a la fotografía como el que os escribe, os sorprenderéis haciendo más fotos de la cuenta. La velocidad y los resultados animan a hacerlo. Simplemente sacar el teléfono, apuntar, disparar y obtener fotografías de calidad, bien enfocadas y con buenos colores. Incluso el modo de desenfoque ha funcionado bastante bien en la mayoría de situaciones, pese a que la velocidad de enfoque es algo más lenta en situaciones de baja luminosidad. Sin duda, la cámara es una de las alegrías que te puede dar este teléfono.

¿Y las conclusiones?

OnePlus 5T, análisis de un mes de uso

Con la cantidad de pesos pesados que llega cada año al mercado de los móviles, resulta encomiable que OnePlus haga lo propio por una porción del precio de éstos. Sobre todo en un año en el que los teléfonos han superado ya los 1.000 euros de precio, y con la perspectiva de que en 2018 todo "empeorará" en este aspecto.

El OnePlus 5T funciona con velocidad en todo momento, es fluido, aprovecha bien su RAM para no cerrar aplicaciones en segundo plano y no resulta incómodo. Aunque este último punto sea tan subjetivo como difícilmente evaluable, cada uno tendrá su tamaño de teléfono ideal. Pero aquí, viniendo de un Xiaomi Mi A1 y de un Galaxy S7 Edge, el cambio no ha molestado. Tal vez al contrario.

Pese a los grises que hemos notado durante este mes, la experiencia con el OnePlus 5T ha sido más que satisfactoria. Una gama alta a la altura de su competencia.

Con esta pantalla, con estas 6 pulgadas FullHD+ elegidas por OnePlus, todo se hace más cómodo, sobre todo el consumo de vídeo, más incluso que el manejo del teléfono. Con el crecimiento en potencia y fluidez de las gamas medias resulta cada vez más difícil justificar el pago de líderes de catálogo, pero con opciones del precio de este OnePlus 5T todo se hace más natural. La gama alta a precio reducido que se acerca a muchos más usuarios. Uno de los mejores teléfonos de 2017.

En la realización del vídeo tenemos a Pedro Santamaría.

En Xataka | OnePlus 5T, análisis: un tremendo buque insignia vestido de renovación que debió ser el único OnePlus del año

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio