Samsung, pulgadas a la carta

Samsung, pulgadas a la carta

Publicidad

Si hay algo que Samsung sabe hacer realmente bien es escuchar a su público. El último lanzamiento de la compañía coreana, los Samsung Galaxy Mega y sus pantallas de 6.3 y 5.8 pulgadas, confirma una trayectoria que no tiene complejos en tocar todos los palos si con ello araña un poco más de cuota de mercado.

Remontémonos a 2009, fecha en la que Samsung lanzó su primer terminal de la saga Galaxy. La pantalla de 3.2 pulgadas era canónica en relación a los demás terminales de aquella fecha y sólo un poco por debajo de la del iPhone. Pero la coreana no apuntaba todavía a Apple sino al HTC Magic, que por aquel entonces era un superventas.

En 2009 el concepto de pantalla para smartphone de gama alta rondaba las tres pulgadas y pico. Prueba de ello son terminales como el propio iPhone 3GS, el Sony Ericsson Satio, el Nokia N97 o el Samsung Omnia HD. Sin embargo, ya comenzaban a asomar terminales con pantallas que superaban las cuatro pulgadas como el HTC HD2 o el Toshiba TG01.

Samsung vio en el tamaño de pantalla una baza excelente para diferenciar sus terminales y además la compañía tenía ya mucho músculo en ese segmento gracias a su experiencia en televisores. En 2010 lanzó el Samsung Galaxy S con pantalla de cuatro pulgadas, rápidamente seguido por el S2, con pantalla de 4.3.

¡Más pulgadas! ¡Es la guerra!

Todas las marcas (a excepción de Apple) se lanzaron a una frenética carrera por hacer pantallas más grandes y con mejor resolución. La llegada del Galaxy Nexus y su pantalla de 4.6 pulgadas en 2011 comenzó a levantar algunas voces de protesta en torno a diagonales que eran cada vez más grandes.

Galaxy S3 Mini

Inasequible al desaliento, Samsung aprovecha su experiencia en tablet para hacer una jugada arriesgada que, pasado el tiempo, demostró ser una genialidad comercial. La compañía lanza el Samsung Galaxy Note, el dispositivo que inaugura el concepto phablet con 5.29 pulgadas.

La tercera generación del Galaxy S sube la apuesta en 2012 hasta las 4.8 pulgadas. Ese mismo año sale a la venta el Samsung Galaxy S2 Mini con pantalla de 3.27, pero es más un revival del S2 original destinado a la gama media que un guiño a los que quieren menos pulgadas. En octubre de 2012 lanza el S3 Mini, pero de nuevo es un gama media.

Diversificación

A los coreanos les gustan los teléfonos grandes y Samsung no está dispuesta a desaprovechar nichos. Las diagonales más largas están cubiertas por el Note 2, con 5.5 pulgadas, y ahora por estos Galaxy Mega con pantalla de 6.3. ¿Quieres más pulgadas? No hay problema, un Galaxy Note de 7 puede servirte. Si aún no tienes suficiente y no te importa que la gente te mire cuando te llevas el teléfono a la oreja, el Samsung Galaxy Note de 8 pulgadas presentado en el último Mobile World Congress es perfecto para ti.

Galaxy Note II

Llegamos al final de este repaso, cinta métrica en mano y encontramos que Samsung tiene terminales Galaxy de gama premium en tamaños de 4.6, 4.8, 5, 5.3, 5.5, 5.8, 6.3, 7, 8 y 10.1 pulgadas. El Samsung Galaxy Note 3 apunta a una pantalla de 5.9 pulgadas aunque aún no está confirmado.

Si salimos de la gama Galaxy de superteléfonos y abrimos el abanico a toda la gama Android de la coreana encontramos terminales de 2.8, 3.14, 3.2, 3.4, 3.5, 3.6, 3.65, 3.7, 3.97, 4, 4.2, 4.27, 4.3, 4.5, 4.52, 4.65, 4.8, 5, 5.3, 5.5, 5.8, 6.3, 7, 7.7, 8, 10 y 10.1 pulgadas. Es posible que nos dejemos alguno, pero la muestra, pulgada abajo, pulgada arriba, nos parece más que representativa. Si tuviéramos que responder a por qué Samsung hace tantos tamaños de pantalla distintos, la respuesta probablemente sería 'Porque puede'.

La coreana es fabricante de paneles LED y OLED, y tiene el suficiente músculo financiero y comercial como para permitirse jugar a adivinar qué quieren sus clientes. ¿Veremos un futuro en el que podremos elegir las tripas del terminal por un lado y la diagonal por otro? Visto lo visto no suena tan descabellado.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio