La solución de Alienware para añadir potencia gráfica a tu equipo es esta enorme caja

La solución de Alienware para añadir potencia gráfica a tu equipo es esta enorme caja

Publicidad

Cómo añadir potencia gráfica a equipos cerrados es un problema en el que se ha estado varios años trabajando. Algunos fabricantes han aportado tímidas soluciones (ASUS RoG XG, ATi XGP o la posibilidad del DIY) pero, lejos de cuajar, han pasado sin pena ni gloria por el mercado, posiblemente debido a su alto precio y la incertidumbre de si funcionarán correctamente o no.

Sin embargo, hoy es Alienware quien ha decidido dar el paso y presentar su Graphics Amplifier, una enorme caja donde almacenar una tarjeta gráfica dedicada que poder conectar a un ordenador portátil para así incrementar su rendimiento gráfico. Una solución que sólo funciona a través de una conexión propietaria de Dell/Alienware, y no un estándar generalizado.

Así pues, Alienware Graphics Amplifier sólo funcionará en equipos de la marca, al menos por ahora. La interfaz es una combinación de PCI Express y USB que por ahora sólo tendrá un único modelo, un Alienware 13 revitalizado que pondrán a la venta en las próximas semanas y que tendrá la conexión en la parte trasera.

Desde el punto de vista técnico, Graphics Amplifier dispone de una fuente de alimentación interna que soporta gráficas de doble slot (es decir, la inmensa mayoría de modelos) de hasta 375 vatios. Alienware venderá la caja y luego cada uno elegirá qué gráficos añadir, ya sean AMD o NVidia. Si te interesa el invento, en Gizmodo ya tienen una primera toma de contacto con esta tecnología.

Portátil fuera, sobremesa en casa

El renovado Alienware 13 empezará en 1.000 euros e incluirá una gráfica NVidia GTX 860M, aunque como es habitual en la marca ofrecerán múltiples opciones de configuración. Graphics Amplifier podrá adquirirse en el momento de hacer el pedido, siendo una solución interesante para los que necesiten ese extra de potencia cuando el ordenador está en casa.

Alienware Graphics Amplifier

El lado negativo está en el tamaño del dispositivo: su peso es de 3,18 kilogramos (sin contar la tarjeta gráfica, que fácilmente puede sumar otro kilogramo) y sus dimensiones no son desde luego despreciables. Es un artilugio para montar en casa y dejarlo donde está, sin moverlo.

En cuanto a los precios, Alienware Graphics Amplifier ya puede reservarse por 299 dólares, una cifra comedida aunque no reducida. A mayores, recuerdo, también habrá que comprar la tarjeta gráfica que queramos utilizar.

Vía | AnandTech
Más información | Alienware

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio