Lo viejo vuelve a ser nuevo: los relojes digitales 'vintage' están hoy más vivos que nunca

Lo viejo vuelve a ser nuevo: los relojes digitales 'vintage' están hoy más vivos que nunca

Publicidad

Los relojes inteligentes no han acabado de cumplir esa teórica revolución que planteaban y que los harían perfectas alternativas a nuestros móviles, y aunque han evolucionado hacia un ámbito más deportivo, puede que su limitado éxito haya impulsado el valor de los relojes digitales de los 70 y los 80.

De hecho algunos de los modelos que triunfaban hace tres o cuatro décadas siguen estando disponibles hoy en tiendas que venden productos de segunda (o tercera) mano, pero también hay reediciones de algunos relojes digitales míticos. Y si no funcionan, no pasa nada: hay una activa comunidad de usuarios que explican cómo poder repararlos.

Del LED al LCD

Entre los primeros modelos estaban los relojes LED, que inauguraron su andadura con el Hamilton Pulsar Time Computer de 1972 que costaba la friolera de 2.100 dólares (12.600 dólares de hoy teniendo en cuenta la inflación), más que algunos coches básicos de la época. Aquel modelo acabó apareciendo en la muñeca de James Bond en "Vive y deja Vivir".

Esos modelos tenían un problema de consumo que hacía que sus pilas aguantasen "solo" entre tres y seis meses, algo que era casi insostenible para la época. Es difícil poder acceder a uno de ellos hoy en día -y no son baratos- pero siempre es posible acceder a modelos rotos que con componentes y módulos separados pueden acabar conformando uno que sí funcione.

Mucho más accesibles son los relojes con pantallas LCD, que aun estando rotos son fáciles de reparar: quienes saben de esto aseguran que normalmente basta con limpiar los contactos de la batería y los de los botones para ponerlos en marcha. Estos relojes iban más allá que los primeros LED, y ofrecían calendario perpetuo, cronómetro, o alarmas, con diseños en los que el metal solía ser absoluto protagonista.

Es interesante comprobar cómo muchas de las grandes tecnológicas de los 70 acabaron fabricando este tipo de relojes. Hay modelos de Commodore, National Semiconductor, Texas Instruments o Fairchild Semiconductor, aunque lógicamente son algo más complicados de encontrar que marchas mucho más populares por dedicarse de forma muy específica a este tipo de productos.

Casio, leyenda de leyendas

Entre ellas, por supuesto, está Casio, que sigue produciendo un sinfín de modelos de sus relojes digitales y lo hace precisamente aprovechando ese toque nostálgico que atrae a tantos usuarios. Los aspectos son de lo más variado, pero entre ellos están los homenajes míticos como el reloj calculadora Casio CA-50 que por ejemplo Michael J. Fox llevaba puesto en "Regreso al futuro".

Casio3

Se pueden encontrar ligeras variantes oficiales del modelo como el CA-53W-1 por apenas 20 euros, pero tanto este modelo como otros muchos de esos años están disponibles en eBay, donde es posible acceder a modelos míticos por precios relativamente asequibles (o no) según su antiguedad. El reloj con calculadora científica Casio CFX-200 puede llegar a superar los 700 euros en algunas tiendas online.

Hay por supuesto muchos otros modelos legendarios de Casio como el F91W-1 que se puede encontrar hoy en día por menos de 18 euros y sigue siendo un clásico muy versátil por su resistencia al agua y esa luz que permitía consultar la hora en la oscuridad, por ejemplo. La oferta de Casio sigue siendo prodigiosa en estos tiempos, y de hecho hace poco renovaron el modelo original del primer Casio con tecnología G-Shock para añadirle Bluetooth.

Reparar un viejo reloj digital no es a menudo difícil

Si queremos ir más allá, eso sí, podemos ir a los primeros relojes considerados "inteligentes". El Seiko UC-2000 es considerado como el primero de toda esa primera generación, y como peculiaridad estaba el poder programar en BASIC y ejecutar esos programas desde estos relojes. Los coleccionistas de relojes digitales vintage suelen considerar este modelo uno de los imprescindibles.

Alrededor de todo este mercado existe un nutrido grupo de aficionados que no solo coleccionan sino que también reparan y ayudan a reparar este tipo de relojes.

Hay hasta un manual especialmente orientado a la reparación de estos modelos, y lo cierto es que a pesar de la evolución tecnológica que hemos vivido, estos relojes digitales 'vintage' siguen viéndose por todas partes en las muñecas de sus orgullosos propietarios (¡y propietarias!).

Vía | Hack A Day

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio