Qué tener en cuenta a la hora de comprar un reloj inteligente en 2019

Qué tener en cuenta a la hora de comprar un reloj inteligente en 2019

Publicidad

Aunque relojes inteligentes no gozan de la popularidad de los smartphones, cada día más usuarios se lanzan a probar estos wearables que nacieron bajo la promesa de sustituir al teléfono móvil pero que a día de hoy todavía son un complemento, salvo alguna excepción notable.

Este artículo no trata de ser una guía de compra al uso limitado a especificaciones puras y duras, sino que intentaremos reflexionar sobre qué es importante a la hora de comprar un reloj inteligente para que nos dure lo máximo posible teniendo en cuenta cómo evoluciona el sector y los modelos que podemos encontrar en el mercado.

Antes de nada: ¿reloj inteligente o pulsera de actividad?

Original

Desde los míticos relojes Casio con calculadora hasta los Sony Smartwatch y Pebble Original, ambos nacidos en 2012, parecía claro que iban a ser los relojes los wearables en llevarse el gato al agua.

Poco después, emergían proyectos como la Nike+ Fuelband y sobretodo Jawbone y Fitbit con su amplio catálogo de pulseras. En Xataka comenzábamos a experimentar con esos modelos pioneros. La balanza parecía que caía hacia el otro lado.

En 2014 se presentó el Apple Watch y dos años después, ya era el segundo wearable de muñeca más vendido solo por detrás de Fitbit. El cerco se estrechaba. Tampoco podemos olvidarnos de la superventas Mi Band de Xiaomi.

La pregunta es clara: ¿pulseras de actividad o relojes inteligentes? Si hace años la impresión era que solo podía quedar uno, en el contexto actual parece que el mercado tiene acogida para las dos propuestas, teniendo en cuenta que se dirigen a públicos distintos con diferentes necesidades y expectativas.

Con lo anterior en mente, lo primero que debemos pensar es qué esperamos de nuestro futuro wearable: ¿lo queremos para controlar nuestra actividad física diaria y animarnos a llevar una vida más activa? ¿quiero poder dejar mi smartphone en casa y seguir conectado a través de mi wearable de muñeca? ¿necesito poder interactuar con él para responder a notificaciones? ¿quiero oir música con él?

Como sucede con otros dispositivos como ordenadores o smartphones, las gamas más altas soportan mejor el paso del tiempo al integrar componentes más potentes, mayor conectividad y en general, un soporte más dilatado en forma de actualizaciones. Aunque nuestros gustos y necesidades pueden variar con el tiempo, tener claro estos parámetros nos ayudarán a decantarnos entre un reloj inteligente o una pulsera de actividad y modelos concretos.

La Xiaomi Mi Band 3 no es perfecta, pero su relación calidad precio la hacen muy atractiva

No obstante, el de los wearables es un mercado en expansión y todavía son muchos los que están dubitativos sobre si necesitan un smartwatch o pulsera de actividad, cómo será su experiencia de uso y si merece la pena. En estos casos, una buena idea es un modelo de entrada. En mi caso (y en el de mucha gente), comencé con las Mi Band de Xiaomi (33,04 euros).

Un modelo sencillo que ha ido ganando funciones y una pantalla con el paso de generaciones, pero que sigue siendo extremadamente básico. A mí se me quedó corto en poco tiempo, pero hay otros usuarios que se han quedado satisfechos y que no buscan más. En ambas situaciones la sensación es satisfactoria, ya que se trata de un wearable con un importe más que asumible para todo lo que ofrece.

En general, las pulseras son dispositivos más simples y minimalistas restringidos a registrar nuestra actividad y notificarnos de ciertos eventos que suceden en nuestro smartphone, como por ejemplo las llamadas. Son más livianos y con mayor autonomía que los relojes inteligentes. Si por el contrario buscamos un wearable con una interfaz más amigable y completa para interactuar y mayor funcionalidad, entonces los relojes de actividad son nuestro gadget.

En nuestro análisis también dejamos fuera otro dispositivo de muñeca completamente diferente como son los relojes deportivos con GPS, dispositivos centrados en la medición de nuestra actividad física con precisión que proporcionan métricas con precisión y donde el GPS es clave.

Diseño y materiales

elegante Smartwatches de Hugo Boss y de Michael Kors, modelo Bradshaw

En lo referente a diseño, en los relojes inteligentes se puede distinguir dos vertientes claras: relojes inteligentes cuyo principal reclamo es la estética, de marcas de moda como Michael Kors (197,98 euros) o Hugo Boss (297,30) y los de estética deportiva, más abundantes y con mayor funcionalidad. La sensación en este sentido es que existe una dicotomía entre diseño y prestaciones.

Esta divergencia entre los modelos casual y los deportivos también se observa en los materiales: aquellos modelos más "de vestir" emplean materiales tradicionales como el acero o el cuero. Por su parte, en los modelos deportivos encontramos plástico en la gama más asequible y aluminio, cerámica y silicona en aquellos más caros.

La dicotomía entre diseño y prestaciones en los relojes inteligentes parece disolverse progresivamente

Algunos fabricantes como Samsung, Apple o Huawei han visto un nicho de mercado justo en el centro, lanzando modelos a caballo entre lo casual y lo sport que combinan lo mejor de uno y otro. Se trata de relojes inteligentes con un diseño sobrio y materiales tradicionales como el cuero o el acero, pero con las mismas características que los modelos deportivos. En este apartado destacan el Samsung Gear S3 Classic (287,84 euros) o el Huawei Watch GT Fashion (192,99 euros), que aunan un aspecto elegante con una funcionalidad bastante completa.

Otra opción para dotar de un aspecto más personal y actualizar su apariencia son los accesorios como correas y esferas, algo en lo que profundizaremos más adelante. En este sentido, es importante comprobar cómo es el sistema de fijación de estas. Con aquellos que comparten con los relojes tradicionales tendremos la seguridad de que pase lo que pase (por ejemplo, que dejen de dar soporte al reloj o que cambien de estándar), siempre podemos poner una correa estándar. En caso de que su sistema de fijación de correas no sea el clásico, mejor decantarse por modelos populares que por aquellos minoritarios.

Finalmente prestaremos atención a la resistencia, una cualidad relacionada con los materiales. Si buscamos un modelo que dure muchos años, las cajas de cerámica o metal soportan mejor el uso y desgaste diario, arañazos y golpes incluidos

Tamaño, tipo y forma de la pantalla

Al margen de la estética, las cajas de los relojes inteligentes también pueden adoptar dos formas geométricas: con diseño cuadrado, como el Apple Watch, Fitbit Versa, Fitbit Ionic o Amazfit Bip, y circular como los Gear S3 y Galaxy Watch de Samsung o el Huawei Watch GT.

Para gustos, los colores. Sin embargo, una pantalla mayor permite una lectura y una interacción superior a un panel de dimensiones reducidas. Si bien nuestra muñeca también tiene algo que decir al respecto, y es que aquellos usuarios con brazos finos encontrarán difícil dar con smartwatches cuyas dimensiones sean inferiores a 40 milímetros, con excepciones populares como el Fitbit Versa (169 euros).

Además, también encontramos diferentes tecnologías de pantalla. Mientras que las gamas más altas apuestan por el OLED, también encontramos paneles de tipo LCD. Así, Apple emplea OLED con un brillo muy alto para mejorar la visualización en condiciones variables. Como sucede con sus teléfonos móviles, Samsung apuesta por el AMOLED en sus Gear S3 y Galaxy Watch con pantallas circulares de 1,3 pulgadas. Huawei también emplea este tipo de paneles, aunque alcanzando los 1,39 pulgadas. Fitbit y LG se decantan por el LCD, el primero con diagonales de 1,4 pulgadas y el segundo con un diámetro algo más contenido de 1,2 pulgadas. Por su parte, Xiaomi emplea IPS LCD para su modelo más asequible, el Amazfit Bip y el OLED para el Stratos. Como vemos, es en la pantalla es donde más divergencia existe entre los fabricantes

En este sentido volvemos al clásico "enfrentamiento" OLED vs LCD que encontramos en smartphones y televisores, pero trasladado al smartwatch. El OLED por un lado ofrece mayor brillo y contraste, permitiendo diseñar modelos más delgados, ligeros y que aprovechen todo el frontal de la pantalla, además su consumo energético es inferior. Por su parte, el LCD es más barato de montar y fabricar, su durabilidad es mayor en cuanto a que la degradación del OLED es más rápida y, ojo porque esto es importante en el gadget que nos ocupa, en general el LCD ofrece un tono más uniforme variando el ángulo de visualización.

Entonces, ¿OLED o LCD? Aunque el LCD tiene mucho que decir aún, la industria del smartwatch sigue a la del smartphone en esta elección y allí el OLED es el presente y el futuro. La clave está en apostar por un punto medio, es decir, por un panel OLED mejorado atendiendo a situaciones de luz o ángulo de visualización variable.

Si buscamos un modelo que soporte bien el paso del tiempo en cuanto a durabilidad, la empresa Corning, popular por sus vidrios protectores para smartphones, también fabrica compuestos de vidrio especialmente resistentes para smartwatches.

Aunque existen modelos con Corning Gorilla Glass 3, sus compuestos de vidrio más actuales y resistentes destinados a relojes inteligentes son los Gorilla Glass DX y Gorilla Glass DX+, dos materiales con propiedades antirreflectantes que aportan dureza y resistencia a la esfera y que encontramos en relojes como el Samsung Galaxy Watch.

Software y ecosistema

Aw

Un aspecto fundamental en los relojes inteligentes es la interfaz, esto es, la forma en la que interactuamos con el wearable. Aunque el tamaño de la pantalla pueda resultar grande a nivel estético, manejarnos en esas dimensiones puede convertirse en algo farragoso. Por este motivo se opta por trasladar parte de la experiencia al teléfono móvil, emplear botones laterales o incluso asistentes de voz, como es el caso de Siri para Apple Watch y Google Assistant en los smartwatches con Android Wear.

De forma general se ha logrado una experiencia fluida e intuitiva que seguirá mejorando, sin embargo sigue habiendo asuntos pendientes en todos ellos como la gestión de la mensajería. Y es que el proceso de transcripción de voz a texto sigue siendo poco eficaz.

A diferencia de lo que sucede en los smartphones, donde Android coexiste con iOS, en el terreno de los smartwatches reina la heterogeneidad. Así, las principales propuestas (que no únicas) en software son WatchOS para los dispositivos Apple, Tizen para los Samsung, Lite OS para Huawei, Amazfit OS para los Amazfit de Xiaomi, Fitbit OS para dispositivos Fitbit y Android Wear para los wearables de LG, Asus, Motorola o Sony.

Esta heterogeneidad es el resultado de un mercado incipiente e inmaduro que debe hacernos reflexionar antes de comprar un smartwatch de una marca u otra. Como en su momento sucediera con los smartphones, donde propuestas como la del todopoderoso Microsoft adaptando Windows al teléfono fracasaron, es previsible que también haya cambios de timón inesperados en los smartwatches. Sin ir más lejos, Huawei ha pasado de integrar Wear OS en sus Huawei Watch 2 de 2017 a dar el salto al opensource LiteOS en el Huawei Watch GT de este año.

En todo caso, se observan dos patrones diferenciados: la propuesta de Android Wear como plataforma "universal" para que los fabricantes creen sus respectivos relojes olvidándose del software y la de otros con Apple a la cabeza como líder del sector, que desarrollan tanto software como el hardware.

En este sentido, elegir un smartwatch Android Wear nos asegura emplear un sistema operativo con una amplia comunidad de usuarios y fabricantes y el soporte de Google, que además no nos limite a la hora de adquirir otros dispositivos. Eso sí, esta flexibilidad también tiene su cara B, ya que no todos los fabricantes adoptan las actualizaciones y a veces las actualizaciones llegan tarde y poco adaptadas a las características del modelo.

Sin embargo, si somos usuarios de teléfonos de Samsung, Huawei o iPhone, adquirir un smartwatch de estas marcas nos proporciona una experiencia de usuario más cerrada a nuestros dispositivos. Pero como ya hemos visto con los smartphones, puede ser una decisión arriesgada.

Si hay que tomar una decisión, apostar por un ecosistema consolidado parecen la mejor idea. No obstante, en la práctica es Watch OS el que ofrece un soporte más maduro, estable y dilatado, con actualizaciones robustas que llegan de forma periódica. ¿Por cuánto tiempo? El sistema operativo actual Watch OS 5 es compatible hasta el modelo Apple Watch Series 1, lanzado en 2016, es decir que con Apple actualmente nos aseguramos un soporte de en torno a tres años.

Hardware: RAM, procesador y almacenamiento

El de las especificaciones es un punto complejo, dado el hermetismo de algunos fabricantes en este terreno. En cuanto a procesador, en los modelos más populares como el Apple Watch o el Samsung Galaxy Watch encontramos chips fabricados por ellos mismos, como el S4 con procesador de doble núcleo de 64 bits de Apple o el Exynos 9110 Dual core 1.15GHz de los coreanos. Otros modelos apuestan por chips fabricados por Qualcomm, ARM o MediaTek, como los Fitbit Versa, Amazfit Bit o Huawei Watch GT.

En este sentido, a pesar de la dilatada experiencia de los fabricantes de procesadores, el punto fuerte de las marcas que fabrican hardware y diseñan hardware es la optimización de ambos para aprovechar sus características.

Más que dejarse llevar por las cifras, lo mejor es apostar por proyectos consolidados que desarrollen el software y fabriquen el hardware

En cuanto a la memoria de acceso aleatorio, parece obvio que cuanta más RAM, mejor, pero volvemos de nuevo al punto de la optimización de hardware y software: no siempre una cifra más alta va a proporcionarnos más rapidez en la ejecución de varios procesos, sino que será el resultado del software ajustado a los componentes.

Respecto al almacenamiento hay que hacer algunas puntualizaciones: buena parte de los smartwatches actuales siguen vinculados al smartphone para las aplicaciones, por lo que "tiran" de su espacio. No obstante, no debemos considerarlo un asunto baladí si miramos al futuro, donde la tendencia creciente es almacenar aplicaciones propias para su ejecución independiente o archivos como canciones.

En este sentido destacan el Apple Watch 4 con 16 GB de capacidad y los Samsung en general (Galaxy Watch, Gear Sport y Gear S3), con 4 GB. No es casual que estos modelos que integren LTE, una conectividad que dota de independencia del teléfono al permitir llamadas, como veremos más adelante.

Autonomía, la asignatura pendiente de los relojes inteligentes

Si la idea de un reloj es llevarlo puesto las 24 horas del día durante los 365 días del año y además los relojes inteligentes miden parámetros como los pasos o nuestro sueño, lo esperable sería que los smartwatches contasen con una batería enorme que nos hiciera olvidarnos de cargarlo durante mucho tiempo. No es el caso.

Amazfit

Al margen del Amazfit Bip (69,99 euros), con una autonomía notable de hasta 45 días o el Huawei Watch GT que alcanza las dos semanas bajo ciertas condiciones, lo habitual es encontrar modelos con una autonomía que ronda un par de días. Por supuesto, se tratan de datos proporcionados por sus respectivos fabricantes, que suelen pecar de optimistas en estos datos. Así, modelos como el Fitbit Ionic y Versa llegan a los 4 días, el Samsung Galaxy Watch supera los 3 días, el LG Watch W7 o el Apple Watch 4 cuentan con una autonomía de dos días.

La combinación de espacio reducido inherente a un reloj y la conectividad continuada son las responsables de esta autonomía limitada, si bien la eficiencia energética del hardware y la optimización del software también mucho qué decir.

Aunque lo ideal sería un reloj con autonomía dilatada, la tendencia del sector hacia un wearable independiente nos aboca a buscar recursos que agilicen y hagan la carga más cómoda, emulando a los relojes de cuerda. En este sentido, la carga rápida es una función que no debería tardar en llegar a estos dispositivos, quedando limitados a una "carga inalámbrica" que sigue requiriendo quitarse el reloj y apoyarlo sobre una base.

La clave para sustituir al smartphone: hacer y recibir llamadas

Como hemos comentado al inicio del artículo, el smartwatch nace con el ambicioso objetivo de encontrar su espacio más allá del smartphone, llegando incluso a sustituirlo en ciertas ocasiones. Una empresa difícil que aprovecha la ventaja de ser un wearable, es decir, que podamos llevarlo con nosotros en cualquier situación: al salir a correr, bajar a comprar pan, mientras estamos en la piscina…

Si quiere sustituir al teléfono, parece lógico que debe permitir hacer y recibir llamadas, algo que se puede hacer a través conectividad celular mediante bandas LTE, un estándar de comunicación que requiere la contratación de una tarifa de datos adicional para nuestro smartwatch.

La tendencia en este sentido es clara: cada vez hay más modelos que ofrecen la posibilidad del LTE: el Apple Watch (desde la tercera generación), el LG Watch Sport o los Galaxy Watch y Gear S3 de Samsung, todos ellos con 4G.

El LTE funciona a través de bandas compatibles que ofrecen diferentes velocidades de subida y bajada de datos, pero de poco vale una buena velocidad si la operadora no nos permite aprovecharlas. En este sentido, deberemos prestar atención a qué operadoras son compatibles y la velocidad máxima que proporcionan, es decir, la cobertura 4G en el territorio.

Así, es el Apple Watch el que se sitúa por delante con Orange y Vodafone como operadores compatibles, mientras que los Samsung Galaxy son compatibles únicamente con Orange.

Mirando al futuro, el siguiente escalón será implementar el estándar 5G. A punto de lanzarse el Samsung Galaxy S10 X, el que previsiblemente será el primer teléfono en integrarlo , parece cuestión de poco tiempo que los smartwatches hagan lo propio, si bien volveremos a estar sujetos a la cobertura de la teleoperadora.

Más allá del avance de los estándares, los relojes inteligentes con LTE tienen como asignatura pendiente su aprovechamiento para algo más que recibir llamadas, por ejemplo poder enviar mensajes a través de aplicaciones como WhatsApp.

Olvídate de la cartera con el NFC

Gear

Siguiendo la estela del punto anterior, la posibilidad de pagar a través del reloj inteligente también confiere a este dispositivo de una funcionalidad clave para su utilidad, tanto complementando al teléfono como sustituyendo a nuestra cartera.

Para que sea posible es necesario que el reloj disponga de NFC, una tecnología inalámbrica de corto alcance que, además de pagar, permite la identificación y la sincronización con otros dispositivos. Eso sí, que tenga NFC no basta para hacer uso efectivo de este, sino que nuestro banco ha de ser compatible con sus respectivas plataformas.

Entre los modelos que actualmente integran NFC se encuentran los Fitbit Versa y Fitbic Ionic, Apple Watch, los Samsung Galaxy Watch y Samsung Gear S3, el Garmin Vivoactive 3 (209 euros) o el Fossil Q Explorist HR (299 euros).

Pero más que prestar atención a los smartwatches que integran NFC, si queremos apostar por un modelo a futuro, la clave está en sus plataformas y su cobertura: Fitbit Pay, Samsung Pay, Garmin Pay o Google Pay, empleado por ejemplo en los smartwatches de Fossil.

¿Qué entidades financieras y crediticias son compatibles con estas plataformas de pago en España? Más allá de comprobar la compatibilidad con tu banco, es interesante apostar por plataformas que ofrezcan variedad de entidades y que integren los bancos más importantes, un buen indicador para evaluar su subsistencia a medio plazo y la futura adhesión de otras entidades.

  • Compatibles con Google Pay: BBVA, Edenred, American Express España, Openbank, Prepaid Financial Services, N26, Sodexo, Bankia, Banco Mediolanum, Rebellion, Banco Pichincha, Pibank y boon. de Wirecard.

  • Con Fitbit Pay encontramos cinco entidades: boon. de Wirecard, La Caixa, Openbank, Santander Bank y Servicios Financieros Carrefour.

  • Compatibles con Apple Pay: American Express, Mastercard, Visa, BancaMarch, Banco Pichincha, Bankia, Bankinter, Bankintercard, BBVA, Boon, Bunq, CaixaBank, Caja Rural, Carrefour servicios financieros, Evo, Grupo Cooperativo Cajamar, Imagin Bank, Laboral Kutxa, Banco MEdiolanum, N26, Openbank, Orange, PiBank, Banco Sabadell, Banco Santander, Sodexo y Edenred.

  • Compatibles con Garmin Pay: CaixaBank, OpenBank, Banco Santander y boon. de Wirecard

  • Con Samsung Pay 9 entidades: Abanca, Bankia, CaixaBank, Cetelem, El Corte Inglés, Edenred, ImagenBank, Openbank, Banco Santander, WiZink.

Tanto el NFC como la conectividad celular son funciones que, si bien son prescindibles para una parte de los usuarios y todavía se encuentran verdes a efectos prácticos, irán ganando peso en un futuro cercano, por lo que deberemos considerarlas si buscamos un modelo que soporte moderadamente bien el paso del tiempo.

Personalización: correas, esferas y otros accesorios

Hermes

Otra alternativa a lanzar versiones más deportivas o casual es la de permitir la personalización mediante correas y esferas, que descargan parte de la estética del modelo en el software. Por ejemplo, los modelos como Fitbit Versa o Apple Watch destacan por sus esferas.

En cuanto a las correas, tan importante como que el propio fabricante comercialice accesorios es que también lo hagan terceros, proporcionando variedad de modelos, materiales y precios. Y esto va de la mano del éxito del modelo en cuestión: cuanto más peso específico tenga ese modelo concreto, más accesorios se comercializarán.

En este sentido, los smartwatches de Samsung o los Fitbit cuentan con abundantes correas, pero si hay un smartwatch que se lleva la palma es el Apple Watch, que además con la ventaja de que las correas de modelos anteriores son válidas para modelos más nuevos, siempre y cuando la caja del reloj sea de las mismas dimensiones. La propia Apple comercializa correas de nylon, silicona, metal o incluso la lujosa Hermes fabricada en cuero, pero en el mercado también hay opciones sobrias como las de cuero o deportivas.

Nota: algunos de los enlaces aquí publicados son de afiliados. A pesar de ello, ninguno de los artículos mencionados han sido propuestos ni por las marcas ni por las tiendas, siendo su introducción una decisión única del equipo de editores.
Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio