Netflix y Movistar firman la paz: por qué han pasado de ser enemigos declarados a socios comerciales

Netflix y Movistar firman la paz: por qué han pasado de ser enemigos declarados a socios comerciales

Publicidad

De querer cobrar a los servicios over-the-top (OTT) que utilizan sus redes a firmar un acuerdo con uno de los que más tráfico genera. Por el medio han pasado ocho años y mucho, mucho ha llovido desde entonces, como suele decirse. Hablamos, cómo no, de la alianza que Movistar y Netflix anunciaron hace ya unos meses y que hoy han concretado en un anuncio conjunto.

Los detalles del acuerdo ya os los hemos comentado, pero básicamente Movistar+ ofrecerá nuevas tarifas en las que Netflix ya vendrá incluido, y podrá disfrutarse del contenido de Netflix directamente desde el deco oficial, junto al resto de contenidos que la operadora ya tenía en su catálogo. Se cierra así un conflicto que ya llevaba vigente varios años.

Los inicios: que no me toquen el peering

Netflix llegaba a España el 20 de octubre de 2015 y, apenas unos días después, saltaba la polémica: numerosos usuarios de Movistar acudían a los foros de soporte de la operadora para quejarse de que, a pesar de tener contratada velocidad de sobra para disfrutar de Netflix con fluidez, la aplicación funcionaba mal a ciertas horas del día y los contenidos se veían pixelados.

Algunos usuarios no dudaron a la hora de acusar a Movistar de estar bloqueando el visionado, pero la operadora aseguraba no estar haciendo nada. ¿Qué fallaba entonces? Todo apuntaba hacia el peering, o la gestión del tránsito en Internet. Para llevar el tráfico desde un punto a otro, existen numerosas redes de tránsito intermedias que interconectan los equipos. Cuando hay un acuerdo de peering, el tráfico va directo y no da tantos saltos por la red.

Peering Transit Peering vs Transit (Imagen: Ars Technica)

En Estados Unidos, Netflix llegó a pagar en el pasado a varias operadoras por el peering y hacer así que los contenidos llegaran de forma fluida a sus clientes. Para cuando llegaron a España, sin embargo, lo que ofrecían a los ISP era un peering gratuito: ellos ofrecían a los operadores el conectarse directamente a su red. Vodafone, Orange y Jazztel aceptaron. Movistar no.

"Netflix podría asegurar la calidad de su servicio llegando al mismo acuerdo comercial que tiene en EEUU con terceras redes, pero aplicado a España y Telefónica", decían desde Movistar. La operadora siempre mantuvo bastante silencio en este asunto, pero con esta frase dejaban claro lo que realmente querían: acuerdo de peering, sí, pero previo pago, al igual que Netflix había ofrecido a algunas operadoras en EEUU hacía años.

Explicacion Peering Teelfonica La explicación del "problema" peering, en un gráfico que distribuyó Telefónica en 2015

Desde Netflix se negaron a pagar y comenzaron a publicar en España su ranking de operadores en función de la velocidad, que ya publicaban también mensualmente en otros países, en parte como medida de presión. Cada mes, Movistar salía a la cola. Ninguna sorpresa: Netflix funcionaba fatal en Movistar, según Netflix.

En 2017, algo cambió

Esto ocurría en 2015 y, pese a que Netflix decía entonces que estaba "en conversaciones" con Movistar, no hubo novedades al respecto durante casi dos años. Pero entonces, algo cambió en Telefónica. José María Pallete fue nombrado presidente de Telefónica y, en un discurso ante sus empleados unos meses después, mostraba a Netflix y a otros servicios de vídeo bajo demanda como posibles aliados.

"Netflix ya no es el enemigo", nos dijeron fuentes internas de Telefónica tras el discurso. "Somos una compañía abierta, con ecosistemas de innovación e interacción con el cliente abiertos. Abierta a distribuir productos de otras compañías", decía en él Pallete, anticipando lo que estaba por venir.

Tras lo que seguramente fueron meses intensos de negociación (ni Netflix ni Telefónica son muy transparentes en lo que se refiere a este tipo de acuerdos), Reed Hastings, CEO de Netflix, y el propio Pallete aparecían en mayo de este año en un vídeo cómico en el que hablaban de una alianza internacional en los países donde Telefónica tenía presencia.

Movistar <3 Netflix, ¿por qué?

Y así llegamos hasta el anuncio de hoy, en el que Movistar ha hecho públicas sus nuevas tarifas Fusión con Netflix integrado, como si fuera un servicio de Movistar más. Sí, podrás seguir usando la app de Netflix y tu cuenta donde quieras, pero además el contenido de Netflix se integrará como si fuera contenido propio en el deco de Movistar+. Netflix y Movistar parecen más integradas que nunca. Pero ¿por qué? Y, sobre todo, ¿por qué ahora?

Los detalles específicos de la operación sólo los conocen Movistar y Netflix, así que a nosotros sólo nos queda especular. Pero, en mi opinión, existe una razón fundamental: la lucha por el contenido. Si echamos la vista atrás, en 2015 Netflix acababa de llegar a España con un catálogo bastante reducido y Amazon y HBO ni estaban ni se las esperaba por aquí.

En cuestión de un par de años, todo cambió: Movistar+ perdió las exclusivas de HBO y dejó de tener acceso primero a las series originales de Netflix (que heredó de Canal+, con 'House of Cards' y con 'Orange is the new black' como dos grandes éxitos). Y no sólo eso: vio cómo tres gigantes del entretenimiento no sólo competían contra ellos en abonados y espectadores, sino a la hora de adquirir contenidos. Si antes una serie que llegaba a España se la disputaban entre Canal+ y las cadenas de pago, ahora esto cambia y las plataformas VOD están pujando para hacerse con muchos contenidos.

Movistar y Netflix no competían sólo por abonados, que también, sino además a la hora de adquirir contenido: Netflix (y HBO y Amazon) están comprando series que otros años llegaban a España en las cadenas de pago o en Canal+

¿Qué hizo Movistar entonces? Centrarse un poco más en las series europeas, apostar fuerte por la producción propia y llegar a un acuerdo con Showtime. Pero Showtime no es HBO ni es Netflix, ni las series propias de Movistar tienen, por ahora, tanto tirón como otras que llegan desde el otro lado del Atlántico.

Netflix está reforzándose mucho firmando contratos exclusivos con los grandes creadores de series norteamericanos (Shonda Rhimes o Ryan Murphy). Otros proyectos se los está llevando Amazon y ojo, porque Apple también viene fuerte. En resumen: las plataformas están arrebatando series y proyectos a las cadenas tradicionales. Sí, hay más series que nunca (el peak tv del que tanto se habla), pero los proyectos más llamativos y ambiciosos son los que están desarrollando Netflix, Amazon, HBO y Apple. Y, cuando llega la hora de comprar los derechos a nivel internacional, al resto de cadenas y operadoras este tipo de series ya no llegan.

Puede que contratando las nuevas tarifas de Movistar con Netflix sólo te ahorres 0,99 euros de lo que te costaría el contratarlas de forma independiente (esto es así), pero a Movistar le sirve para poder presumir de tener la mejor oferta en cine y series en España (de hecho no descartaría que, como ya vimos hacer a Vodafone con HBO, vayamos a ver campañas publicitarias potentes en este aspecto).

Image 4 Las nuevas tarifas de Movistar con Netflix

Qué consigue Netflix con esto

Está claro que Movistar tiene mucho que ganar con un acuerdo así, pero ¿qué ocurre con Netflix? Para empezar, parece que ya se ha solucionado el problema del peering. Según ADSLzone, Movistar ya está sirviendo contenidos de Netflix directamente desde su red haciendo uso de la iniciativa Open Connect de Netflix, que integra servidores de la compañía dentro de los datacenters de los ISP con los que ésta colabora.

Open Connect Netflix ofrece a las operadoras servidores como éste, para que éstas los metan en sus redes y sirvan el contenido directamente a los abonados

Por otro lado, Netflix consigue un escaparate perfecto de cara a aquellos clientes que, bien por desconocimiento o por falta de interés, no han contratado aún su servicio. Para la mayoría de lectores que estáis leyendo estas líneas, seguramente el conectarse a Netflix desde el televisor no suponga reto alguno (ya bien a través de una plataforma Smart TV, a través de un Chromecast, etc.). Pero pensad en toda la gente cuya principal plataforma de entretenimiento es el deco de Movistar+.

La oferta de Movistar no es suficientemente buena (0,99 euros de ahorro en las tarifas de Netflix y sólo para tarifas Fusión avanzadas y no básicas) como para "robar" muchos clientes directos a Netflix. A cambio, consigue visibilidad entre clientes dispuestos a pagar por contenidos (de hecho, ya pagan y no tarifas precisamente económicas) y a los que, de otra forma, igual no llegarían. Netflix ha llegado a acuerdos similares a éste con operadoras de todo el mundo, síntoma de que en su modelo de crecimiento ésta es una estrategia fundamental.

Próxima batalla: la regulación

En cualquier caso, esto no significa que Telefónica (y el resto de telecos) se hayan dado por vencidas en su particular batalla contra los servicios OTT. Del querer cobrar por el uso, en los últimos años hemos pasado a otra reclamación ligeramente distinta aunque derivada de la misma: el querer una regulación común con estos servicios.

Una batalla que ya abrió César Alierta en su última etapa como presidente de Telefónica y que Pallete, con el visto bueno del Ministro de Industria de la época, ha continuado. Se quejan, por ejemplo, de que ellos están obligados a cumplir ciertos requisitos (portabilidad entre servicios, interoperabilidad, conservación de datos, etc.) que por ley no tienen que cumplir apps como WhatsApp. Y atentos, porque aquí Movistar tiene desde hace tiempo otros aliados inesperados: el resto de operadoras.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio