Acer Iconia W3, primeras impresiones

Acer Iconia W3, primeras impresiones

Publicidad

Cuando tuvimos las primeras noticias del Acer Iconia W3, fue una sorpresa bastante agradable para todos: por fin los tablets Windows 8 reducían su tamaño y pasaban de las diez pulgadas a un tamaño más portátil y orientado a otro tipo de usos. Los rumores cogieron forma y en Computex lo vimos de forma oficial.

Ayer en Valencia, tuvimos oportunidad de probarlo para contaros hoy nuestras impresiones de un equipo que viene a cubrir un nicho muy concreto y donde su posición como pionero le puede beneficiar, tanto a él como la competencia ahora que se ha producido el primer paso. Veamos con un poco más de detalle qué nos ofrece.

Encajando la pieza que faltaba en Windows 8

Cuando el máximo responsable de Acer alzó la voz para criticar abiertamente a Windows RT, sirvió de paso para dejar claras las intenciones de la compañía: no vamos a fabricar dispositivos con esta versión del sistema operativo. En otra compañía, hacer un tablet de ocho pulgadas con RT habría sido la decisión lógica.

Acer Iconia W3

Sin embargo, para bien o para mal, Acer se ha mantenido fuerte y ha logrado embuchar Windows 8 en sólo ocho pulgadas con una especificaciones que, si bien no son especialmente punteras, se antojan suficiente para mover el sistema con cierta ligereza.

Cogemos el Iconia W3 y la primera sensación en relación al peso y el tamaño me recuerda ligeramente al HTC Flyer, un tablet que sin ser uno de los mejores lo recuerdo con cariño. Es algo pesado pero hay que tener en cuenta que lleva un hardware que es capaz de hacer funcionar Windows 8 y dejar unos 16GB de almacenamiento libre.

No obstante, se coge sin problemas y no resulta especialmente pesado tenerlo en formato apaisado o vertical. El tacto es agradable y pone de manifiesto que Acer ha mejorado en los últimos años la construcción de los equipos. Eso sí, no es el más elegante pero si el diseño no es lo que más nos preocupa podremos vivir con ello.

Acer Iconia W3

Encendemos la pantalla y vemos algo que no termina de convencernos. Si bien es cierto que sus 1280x768 píxeles se ajustan bien en proporción a las ocho pulgadas, el panel de la pantalla no luce tan bien como nos gustaría. Es cierto que el ángulo de visión es casi completo pero se echa de menos un poco de calidad.

También hay que ser justos: se trata de un equipo con un precio de 329 euros en el mercado por lo que tampoco podemos tener las mejores especificaciones por ese precio. Cumple bien en ese rango pero quizá los usuarios más exigentes echen de menos un poco más de calidad.

A nivel de rendimiento el equipo cumple bien: se mueve rápido sin dificultades y se puede usar con una o dos manos sin problemas. Eso sí, en los menús clásicos de Windows los dedos a veces se antojan un poco imprecisos en esas dimensiones. Eso sí, en lo que es en las aplicaciones Metro la respuesta es perfecta.

Acer Iconia W3

En el rato que lo hemos usado no hemos notado que se caliente en exceso. Habrá que verlo más a fondo pero la respuesta es la normal en equipos de prestaciones similares. Para completar la experiencia con el Acer Iconia W3 tenemos un accesorio, que se vende aparte, para hacer foco en una de las grandes obsesiones de Microsoft: la productividad.

Para conseguirla tenemos, como no, un teclado Bluetooth algo más grande que el ancho del tablet pero que funciona a la perfección. Cómodo, cuenta con un hueco en la parte trasera en el que podemos poner el tablet para no tener que ir con las dos piezas por separado.

Acer Iconia W3

El sistema de enganche en la parte trasera es muy sencillo y cuando vamos a usar el tablet con el teclado simplemente apoyamos sin ningún tipo de enganche y listo. No da mucha seguridad pero en el rato que hemos estado usándolo no hemos notado que las vibraciones del teclado den problemas y desplacen la tableta de su posición.

Como punto negativo en el teclado, además de su precio de 69 euros, tenemos el hecho de que utilice pilas y no una batería de ión de litio. Es cierto que las pilas pueden llegar a resultar cómodas en algunos momentos pero teniendo en cuenta lo que vale Acer podría haber optado por la otra opción.

Impresiones tras haberlo probado

Acer ha sido muy inteligente y se ha adelantado a sus competidores explorando un concepto que el resto no se habían atrevido todavía. Le ha echado agallas también al apostar por un sistema operativo completo y no una versión mutilada pensada para tabletas.

Acer Iconia W3

Veremos si esto último no se vuelve en su contra y al final RT hubiera sido una opción mejor teniendo en cuenta el hardware. Lo que está claro es que los taiwaneses han demostrado que se puede hacer un tablet de ocho pulgadas que en la primera toma de contacto convence.

Su precio, 329 euros, es uno de los principales atractivos aunque si queremos sacarle todo el provecho necesitaremos un teclado Bluetooth, el oficial por 69 euros u otro modelo compatible. Lo veremos más adelante en nuestro análisis a fondo pero la primera impresión ha sido positiva, pero tiene muchas dudas que despejar todavía.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio