Grimsel es un pequeño coche eléctrico que bate récords de aceleración: de 0 a 100 en 1,513 segundos

Grimsel es un pequeño coche eléctrico que bate récords de aceleración: de 0 a 100 en 1,513 segundos

Publicidad

Uno de los puntos fuertes de los coches eléctricos es la forma en la que transmiten la fuerza hacia las ruedas, lo que les permite ser realmente eficientes en aceleraciones desde parado. Con pocos medios se puede llegar a crear un vehículo que sonrojaría a un Bugatti o un Porsche en la típica prueba del 0 a 100, y hoy os traemos un buen ejemplo.

Hemos visto un montón de coches eléctricos rápidos, desde coches de calle como un Tesla con su modo Ludicrous, hasta cosas tan especiales como un Zombie 222, pero ninguno habían roto el crono como la hecho el pequeño Grimsel: desde parado, se pone a 100 kilómetros por hora en 1,513 segundos.

Obviamente es muy poco tiempo para conseguirlo, pero es una cifra que para muchos no tendrá mayor importancia si no la comparamos con otros vehículos existentes. Nos podemos ir a la Wikipedia, allí tienen una buena lista donde vemos que el primer vehículo de producción es un Porsche 918 Spyder, que para el crono en 2,2 segundos.


Los creadores de este pequeño monstruo son un equipo de treinta estudiantes de ingeniería de las universidades de Lucerna y Zurich (ETH). Su misión era crear el coche más rápido acelerando para la competición Formula Student - Formula SAE -, en la que se realizan multitud de pruebas desde 1981. Ya os hemos hablado de ellas alguna que otra vez.

Como curiosidad, en todas las competiciones solo se mide la capacidad de un vehículo a la vez, y se establecen tablas comparativas con sus datos. Nunca se ponen a pelear dos vehículos en el mismo circuito, para evitar accidentes: solo hay un prototipo por cada grupo, y no hay pilotos de competición.

2
Con el equivalente a 200 caballos Grimsel es capaz de acelerar de esta forma gracias a su tracción inteligente a las cuatro ruedas y un peso de 170 kilos

Para conseguir ponerse a 100 kilómetros por hora en 30,48 metros no solo podemos echarle la culpa a la capacidad de las baterías, hay mucha más tecnología involucrada en el asunto. Para empezar, hay mucha fibra de carbono, tenemos tracción a las cuatro ruedas, y un cerebro se encarga de aplicar la tracción necesaria a cada una de ellas para conseguir el mejor agarre.

3

Más información | ETH Zurich

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio