El mando de la Xbox One esconde más de lo que parece

El mando de la Xbox One esconde más de lo que parece

Publicidad

No hay duda de que los mandos de las futuras Xbox One y PS4 son clave para ambas compañías en su estrategia. Fijaos como Sony fue lo que dejó ver en la presentación de la PS4, mientras que Microsoft le está dando más que protagonismo.

Unos días antes de que la compañía enseñe con qué juegos se estrenará la consola Xbox One, ha dejado algunos detalles extra sobre lo que esconde su nuevo mando. Aquí cinco apuntes más sobre el mando de la Xbox One.

  • Con cable o sin cable, tú eliges: el mando de la nueva Xbox One usa dos pilas AA recargables, esta vez integradas en el mando y no en un compartimento extraíble, pero podremos hacer uso de un cable microUSB para jugar cuando no tengamos pilas o no queramos gastarlas.

  • Función de espera para impacientes: el mando está preparado para entrar en modo de espera cuando nos alejamos de la consola o estamos viendo contenido multimedia. Al volver a la acción se activa automáticamente sin que tengamos que volver a encenderlo y que se conecte a la consola.

  • Sonido más nítido: Microsoft ha ampliado el ancho de banda para la transmisión de sonido entre mando y consola, por lo que ahora, al conectar auriculares, tenemos una mayor calidad y fidelidad.

  • Una comunicación más inteligente: el mando de la Xbox One se sigue comunicando vía infrarrojos con la consola, pero con ayuda de unos LEDs y Kinect, será capaz de incluso detectar dónde estamos y configurar o cambiar adecuadamente la división de la pantalla en partidas multijugador.

  • Ergonomía al poder: aunque pueda parecer casi idéntico, hay muchas novedades a nivel de diseño y controles para mejorar la experiencia de juego. Desde los gatillos con vibración, la nueva cruceta o los botones más suaves y con menos recorrido hasta el tamaño del equipo, que Microsoft dice que es el ideal para todo tipo de manos.

Más información | Xbox.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio